Publicado: 28.03.2014 12:38 |Actualizado: 28.03.2014 12:38

El Ministerio de Defensa ruso proclama el control total de Crimea

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigu, ha anunciado este viernes que todos los militares ucranianos "leales a Kiev" han abandonado Crimea y todas las instalaciones militares en la península están ya bajo control ruso, ha informado la agencia Interfax.

"Ha concluido el cambio de los símbolos estatales en todos los navíos y destacamentos que se han pasado al bando del Ejército ruso", precisó Shoigu en un encuentro del presidente ruso, Vladimir Putin, con altos oficiales. El mandatario ha ordenado devolver a Ucrania todo el armamento, equipos, barcos y aviones de las unidades militares en Crimea que guardaron lealtad a Kiev hasta el último momento. 

Putin felicitó a los militares de la Flota rusa del Mar Negro, con base en la península, por su sangre fría y profesionalidad. "Los recientes acontecimientos en Crimea han sido un serio examen. Han sido una demostración de las nuevas posibilidades de nuestras Fuerzas Armadas y la alta moral de sus efectivos", dijo el líder del Kremlin.

El presidente ruso destacó además que la actitud de los militares rusos en Crimea "ha permitido evitar las provocaciones y el derramamiento de sangre, y garantizar las condiciones para la celebración pacífica y libre del referéndum" sobre la incorporación de la península a Rusia. "Por delante tenemos un importante trabajo para modernizar las estructuras militares (rusas) en Crimea, concluyó.

Por otro lado, el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso ha denunciado que Occidente chantajeó y forzó a varios países para que apoyaran la resolución aprobada ayer por la Asamblea General de la ONU sobre la invalidez de la incorporación de Crimea a Rusia. La cancillería se refirió a una "presión imperdonable, incluidos el chantaje político y amenazas económicas, que se ejerció sobre un grupo nutrido de países para que votaran a favor" de la resolución.

En un comunicado, el Ministerio criticó "la perseverancia, merecedora de un uso mejor, con la que Kiev y sus 'abogados' extranjeros intentan distorsionar los alarmantes procesos que ocurren en Ucrania". "Se ha puesto a toda marcha lo que ha quedado de la máquina propagandística de la 'guerra fría' para quitar importancia a la crisis política más profunda en Ucrania y echar la culpa por la escalada de tensión a la Federación de Rusia", reza el comunicado.

El embajador ruso ante la ONU, Vitali Churkin, aseguró al Canal Uno de la televisión rusa que "muchos países se quejaron de haber sufrido una presión colosal por parte de países de Occidente para apoyar la resolución". "Por lo visto, esa táctica de presión que utilizan nuestros colegas occidentales ha tenido cierto éxito, dado que algunos países votaron sí, aunque haciendo de tripas corazón", aseveró.

En tanto, el presidente de EEUU, Barack Obama, ha urgido a Putin, en una entrevista desde Roma a la CBS, a que retire las tropas rusas de la frontera con Ucrania e inicie un diálogo con las nuevas autoridades de Kiev y la comunidad internacional. La presencia de tropas rusas en esa frontera "con el pretexto", según Obama, de que unas maniobras militares, "puede ser simplemente un esfuerzo para intimidar a Ucrania o puede ser que ellos (los rusoa) tengan planes adicionales".

Obama, que partió de Roma hacia Arabia Saudí, la última etapa de su actual gira, dijo que Putin "malinterpreta la política exterior de Estados Unidos". "No tenemos ningún interés en cercar a Rusia y no tenemos ningún interés en Ucrania más allá de dejar que el pueblo ucraniano tome sus propias decisiones", aclaró Obama.

El Departamento de Defensa de EEUU mostró ayer jueves su "preocupación" por la creciente presencia de tropas rusas en la región fronteriza con el sur y el este de Ucrania y dijo que sigue "muy de cerca" la situación. Esa acumulación de tropas "no contribuye a reducir la tensión" en la zona, sostuvo el portavoz del Pentágono, John Kirby, quien agregó, no obstante, que EEUU confía en que Rusia cumpla con su palabra de no cruzar la frontera.