Público
Público

Xenofobia La ministra alemana de Defensa cancela un viaje a EEUU por el caso del militar ultra

El soldado se registró como refugiado sirio y planeaba un atentado xenófobo. Tenía un fusil y una lista de objetivos

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:

La ministra alemana de Defensa, Ursula von der Leyen. / EFE

La ministra alemana de Defensa, Ursula von der Leyen, ha cancelado un viaje a Estados Unidos que debía comenzar mañana tras destaparse el caso de un soldado ultraderechista que se registró como refugiado sirio y planeaba un atentado xenófobo, lo que ha desatado un amplio debate en el país.

"Para la ministra tiene prioridad aclarar el caso", explicó hoy un portavoz del Ministerio de Defensa a los medios locales, mientras la Fiscalía federal anunciaba la apertura de una investigación.

"Muchos sabían y muchos miraron hacia otro lado" en el ejército, manifestó hoy la ministra en una entrevista con la cadena n-tv, en la que reconoció la existencia de una "minoría problemática" en el ejército y que su tarea es "entrar en los problemas y buscar soluciones".

El caso del teniente Franco A., que se hizo pasar como refugiado sirio para proporcionarse una segunda identidad y que fue detenido ante la sospecha de que planificaba un ataque de carácter xenófobo, puede ser parte de un problema más amplio.

Según informaciones publicadas hoy por el grupo de medios de comunicación RedaktionsNetzwerk Deutschland (RND), Defensa ha encontrado indicios de que dentro del ejército alemán existe un grupo de ultraderecha formado por hasta cinco personas.

Distintos medios desvelaron además que al detenido se le ha encontrado un fusil con una cruz gamada y una lista de posibles objetivos, entre los que se encontraban el hasta febrero presidente del país, Joachim Gauck, el ministro de Justicia, Heiko Maas, la diputada regional de La Izquierda Anne Helm y el colectivo de activistas Centro para la Belleza Política (ZPS).

El Ministerio de Defensa reconoció hoy en la comisión de Defensa del Parlamento que, en la investigación abierta al teniente, se han encontrado "indicios de ideología ultraderechista y racista", así como de "una posible pérdida o un robo de munición".

Von der Leyen se desplazará mañana al cuartel donde estaba destinado Franco A., aunque su unidad estaba ahora estacionada en Francia, y para el jueves ha convocado en Berlín una reunión con altos mandos del ejército.

Tras conocerse la detención, publicó una carta abierta a los soldados en la que informaba de que había pedido a la cúpula del ejército que investigara el entorno militar del inculpado para determinar si había "tendencias xenófobas y extremistas".

Asimismo subrayaba la necesidad de aclarar las razones por las que no se habían investigado debidamente una serie de indicios sobre "tendencias problemáticas" en las fuerzas armadas.

La ministra se preguntaba si en casos como en el de Franco A. no había habido en el ejército un "falso espíritu de cuerpo" que llevó a ocultar sospechas acerca de las tendencias políticas del soldado y si dentro de las fuerzas armadas no había también un "problema de actitud" y de "liderazgo".

Según informaciones publicadas este fin de semana, desde 2014 había indicios de que Franco A. profesaba una ideología ultraderechista, posiciones que presuntamente defendió en su tesina de máster sin que hubiera consecuencias.

Las declaraciones de Von der Leyen han generado críticas de la Asociación de Soldados Alemanes, así como del Defensor del soldado en el Parlamento alemán, Hans-Peter Bartels. Bartels reconoció que dentro del ejército hay muchos problemas, pero señaló que cuando Von der Leyen habla de un "problema de liderazgo" parece olvidar que es ella quien está al frente del ejército desde hace tres años.