Público
Público

Un ministro francés cambia su boda por una protesta en Facebook

Casi un millar de personas se apuntan a un evento para "crear el caos" en la boda del ministro de Inmigración, Eric Besson

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La política de inmigración de Sarkozy está causando más de un dolor de cabeza a su propio Gobierno. Tanto es así que el ministro encargado de esta materia, el ex socialista Eric Besson, se ha visto obligado a cambiar la fecha de su boda después de que un numeroso grupo de internautas se organizaran a través de un grupo de Facebook amenazando con interrumpir en la ceremonia. 

En total más de 940 usuarios habían confirmado su asistencia al evento para 'crear el caos' en la boda de Besson, de 52 años, con la estudiante de arte de 24 años Yasmine Tordjman, prevista para el próximo día 16 de septiembre en París. Tordjman es hija de la ex primera dama de Túnez.

'He decidido cambiar la fecha y el sitio de mi boda para convertirlo en lo que tendría que haber sido desde el principio, un acontecimiento privado', asegura Besson en declaraciones recogidas por el diario francés Le Monde. 'No tengo miedo ni del jaleo ni de esta farsa, pero me gustaría no tener que utilizar los medios públicos de seguridad para una boda que es un acontecimiento privado', añadió. 

'Lamento que un periódico haya decidido anunciar la fecha y el lugar de mi boda sin siquiera avisarme. No me resigno a vivir como en las últimas dos semanas, rodeado de paparazzi o con periodistas haciéndome preguntas personales todo el tiempo', se lamentaba Besson, quien pedía construir 'una muralla china entre los asuntos públicos y los privados'. 'Esta muralla está siendo franqueada', afirmó Besson al canal de televisión France 5. El ministro no quiere que ni sus hijos, ni su nueva esposa o su ex esposa sufran 'un daño colateral' por sus 'decisiones políticas'.

El sábado, decenas de miles de manifestantes tomaron las calles de Francia para denunciar las medidas de seguridad en un ambiente de fuertes críticas contra el Gobierno de Sarkozy por la expulsión de miles de rumanos y la revocación de la nacionalidad francesa a inmigrantes hallados culpables de atacar a oficiales de policía.