Público
Público

Los ministros franceses revelan su patrimonio entre críticas de la oposición

Hollande reacciona al escándalo de corrupción protagonizado por su ministro de Presupuesto con un ejercicio de transparencia, mientras que los conservadores lo ven como un acto de intromisión en la vida privada

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los ministros del Gobierno francés hicieron hoy público su patrimonio en un inédito y urgente ejercicio de transparencia promovido por el presidente, François Hollande, que ha sido criticado por la oposición. Los conservadores lo ven como un acto de intromisión en la vida privada.

El jefe del Ejecutivo francés, Jean-Marc Ayrault, así como sus ministros y ministros delegados publicaron en internet sus bienes patrimoniales, sus inversiones y el dinero que tienen en cuentas bancarias, después del terremoto político causado por el extitular de Presupuesto Jérôme Cahuzac.

Tras negar categóricamente haber cometido alguna infracción, el político que hasta marzo desempeñaba la cartera que se ocupa de los impuestos fue imputado por fraude fiscal a inicios de mes, al confesar que es titular de una cuenta no declarada en el extranjero con unos 600.000 euros (unos 770.000 dólares).

Hollande reaccionó inmediatamente anunciando una batería de medidas anticorrupción para moralizar la vida política y luchar contra la delincuencia financiera que incluía la publicación inmediata del patrimonio de todos los miembros del Gobierno.

A renglón seguido, a partir del 24 de abril, la Asamblea Nacional tramitará un proyecto de ley para ampliar esta controvertida medida a parlamentarios y representantes locales. Llegado el esperado día, los franceses han podido saber que el miembro del Gobierno con mayor patrimonio es el ministro de Exteriores, Laurent Fabius, que posee un total neto de 6,07 millones de euros (unos 7,9 millones de dólares).

Fabius, propietario entre otros bienes de un apartamento en París valorado en 2,7 millones de euros (3,5 millones de dólares), heredó parte de la fortuna de su abuelo Élie Fabius, un importante marchante de arte en la primera mitad del siglo XX.

El jefe de la diplomacia francesa está, por tanto, entre los miembros del Gobierno sometidos al impuesto sobre la fortuna, que afecta a quienes tienen un patrimonio superior a los 1,3 millones de euros (1,7 millones de dólares). También supera esa cantidad Ayrault, que posee 1,55 millones de euros netos (2 millones de dólares).

El patrimonio del primer ministro está repartido esencialmente entre su domicilio de Nantes (650.000 euros, 850.000 dólares), una residencia secundaria en Bretaña (540.000 euros, 705.000 dólares) y seguros de vida.

Entre los mayores patrimonios de quienes se sientan en el consejo de ministros, según esa declaración jurada pero no verificada, está también el de la titular de Tercera Edad, Michèle Delaunay, cuya riqueza asciende a 5,4 millones de euros (7 millones de dólares).

El ministro de Economía, Pierre Moscovici, que había calificado su patrimonio de 'muy modesto', anunció que posee 268.000 euros (266.000 dólares).

Desde la oposición, donde muchos de sus miembros también tendrán que desnudar públicamente sus finanzas si el Parlamento aprueba el inminente proyecto de ley, el ex primer ministro Alain Juppé señaló que la medida adoptada 'no tiene en sí misma ningún interés para la moralización' de la vida pública, sino que se trata de un ejercicio de 'voyeurismo'.

El presidente de la conservadora Unión por un Movimiento Popular (UMP), Jean-François Copé, indicó que en otros países del entorno no se hace público el patrimonio o se ofrece solo una visión global, lo que se inscribe en 'un marco de respeto a la vida personal y a la intimidad de las personas públicas'.

El patrimonio de algunos cargos públicos es consultable en Suecia, Finlandia y Noruega y, con diferentes restricciones, en Reino Unido, Italia, España, Alemania, Holanda, Grecia o Polonia, entre otros.

Con más sorna, el líder del Frente de Izquierda, Jean-Luc Mélenchon, reveló que tiene 588.750 euros (770.000 dólares) y confesó que mide 1,74, pesa 79 kilos y calza un 42.

Según un sondeo elaborado por el instituto demoscópico Ifop para 'Le Journal du Dimanche (JDD), el 63 por ciento de los franceses cree que la iniciativa presidencial es necesaria para garantizar la transparencia.

El jefe del Estado francés no volvió a publicar hoy su patrimonio, que ya desveló tras ser elegido presidente de Francia en mayo de 2012, tal y como obliga la ley.

Entonces, Hollande declaró que su riqueza asciende a 1,17 millones de euros, esencialmente ligado a propiedades inmobiliarias, mientras que su predecesor, Nicolas Sarkozy, declaró entonces poseer un patrimonio de 2,7 millones de euros, frente a los 2 millones de euros que dijo que tenía cuando llegó al Palacio del Elíseo.