Publicado: 28.01.2014 12:28 |Actualizado: 28.01.2014 12:28

Mladic se niega a responder a las preguntas de Karadzic

El carnicero de Srebrenica alega posibles perjuicios en su propio proceso para no declarar en el juicio contra el exlíder serbobosnio, que se defiende a sí mismo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El exlíder militar serbobosnio Ratko Mladic ha comparecido este martes ante el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) pero rechazó testificar en el juicio contra el exlíder serbobosnio Radovan Karadzic, alegando razones de salud y posibles perjuicios en su propio proceso.

"Deseo no testificar y rechazo declarar porque afecta a mi salud y porque, siguiendo el consejo de mi abogado, puede perjudicar mis derechos como acusado en mi propio juicio", contestó el carnicero de Srebrenica a cada pregunta formulada por Karadzic, que se defiende a sí mismo aunque cuenta con un equipo de asesores legales.

El exlíder serbobosnio le preguntó entre otras cosas si le había informado de que "los prisioneros de Srebrenica serían ejecutados" y que le explicase "las razones del asalto a Sarajevo". Los jueces rechazaron obligar a responder al exgeneral, "para evitar su propia inculpación", según repitió el juez que preside la sala, O-gon Kwon, tras cada negativa de Mladic.

La sala del tribunal tiene en teoría la capacidad de obligar a contestar a un acusado que comparece como testigo, pero ofreciéndole garantías de que su testimonio no será usado en su contra en su propio proceso. Mladic, de 71 años, aprovechaba cada oportunidad de hablar para insistir en que los jueces le permitiesen leer "una declaración de solamente siete folios" que tenía preparada para la ocasión, a lo que los magistrados se negaron.

Aún así, al inicio de la vista, Mladic tildó de "satánico" al alto tribunal de la ONU, calificativo que repitió al final de la comparecencia cuando irónicamente agradeció al juez que no le hubiese permitido leer su discurso escrito, porque eso "confirma que este tribunal no es legal y es una corte satánica". Tras esos calificativos y las advertencias del juez de que las injurias al tribunal se pagan con penas de siete años de prisión y multas de hasta 50.000 euros, Mladic emitió juramento con una vocalización casi incomprensible.

La vista fue interrumpida por cerca de 45 minutos para que el exgeneral pudiera recuperar la dentadura postiza que se había dejado en su celda y que era, supuestamente, el motivo de su mala vocalización. Con la actitud combativa que le caracteriza, el exmilitar abandonó la sala al final de la vista emitiendo improperios en serbio contra los guardias de seguridad y el tribunal, los cuales no fueron traducidos por los intérpretes.

La comparecencia de Mladic, acusado de genocidio, crímenes de guerra y lesa humanidad, fue requerida por el propio Karadzic, que está acusado de crímenes de guerra y lesa humanidad presuntamente cometidos durante la guerra en Bosnia (1992-1995), incluyendo la matanza de Srebrenica, un enclave protegido en esa fecha por "cascos azules" holandeses, y el asedio a Sarajevo. El exlíder serbiobosnio Karadzic quiere demostrar que la matanza de Srebrenica, en la que en 1995 fallecieron más de 8.000 musulmanes varones, fue responsabilidad de Mladic y no suya.

La presencia de Mladic en la sala del TPIY en la que se desarrolla esta vista estuvo en el aire hasta el último momento. El juez que preside la sala, O-gon Kwon, rechazó al inicio de la vista una petición de la defensa de Mladic en la que solicitaba que se anulase la declaración por motivos de salud del acusado, que presuntamente padece de problemas de memoria derivados de infartos cerebrales. Mladic ya se ausentó del proceso en el pasado alegando motivos de salud, un asunto que es de constante de preocupación para los magistrados y la Fiscalía y que ha planteado dudas sobre la continuidad del juicio.