Publicado:  16.01.2012 21:38 | Actualizado:  16.01.2012 21:38

El moderado Huntsman abandona las primarias

El republicano apoyará a otro mormón, Mitt Romney

Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Jon Huntsman, uno de los candidatos con menos probabilidades de llevarse la nominación republicana, abandonó la carrera, cinco días antes de las primarias de Carolina del Sur, que se celebran este sábado. Huntsman de 51 años, mormón, hijo de multimillonario, exgobernador de Utah, exembajador en China del Gobierno de Obama dio su respaldo al favorito de la contienda, Mitt Romney, y pidió al resto de sus rivales que cesaran los ataques personales que han convertido las primarias en un pugilato.

El aspirante se fue pidiendo unidad en el partido, desgarrado por las embestidas de los conservadores liderados por Newt Gingrich, que lucha desesperadamente por salvar su candidatura. "Esta carrera ha degenerado en una serie de ataques negativos y personales indignos del pueblo estadounidense y del momento crítico por el que está pasando nuestro país", subrayó Huntsman en el centro de convenciones de Myrtle Beach.

"Pido que dejen de atacarse los unos a los otros y hablen directamente" a los votantes sobre qué puede hacer el partido "para crear empleo y reducir nuestra deuda", dijo Huntsman, quien considera que estas elecciones son "las más importantes de nuestro tiempo". Y describió el actual tono de la campaña de "tóxico", una de las razones por las que "los estadounidenses han dejado de confiar en los políticos".

La dimisión no fue una sorpresa. Sólo se presentó a una de las dos etapas de las primarias: se saltó Iowa y se concentró en New Hampshire. Pero tras haber invertido sus esfuerzos en el pequeño Estado sólo consiguió el tercer puesto con 16,9% de los votos, muy detrás de Romney y del representante por Texas, Ron Paul. En Carolina del Sur, donde el electorado es más conservador, Huntsman, uno de los candidatos más moderados, corría el riesgo de enfrentarse a una derrota humillante.

El exembajador que se presentó a la nominación el pasado junio ante la Estatua de la Libertad, al igual que Ronald Reagan en 1980 nunca consiguió realmente hacerse un hueco en un panorama político dominado por otro mormón (Romney) y unos ultraconservadores populistas.

Huntsman también arremetió contra Obama: "Hace tres años, el presidente prometió unir a los estadounidenses, pero al lanzar una guerra de clases con objetivos exclusivamente políticos nos ha dejado más divididos que nunca".

Las dimisiones crean alianzas incómodas. No pronunció una palabra a favor de Romney al anunciar que le respaldaba. Ni un solo comentario positivo, salvo recordar "las diferencias y espacios" que los "separaban en ciertos temas". Por ser tan parecidos, se enfrentaron duramente y, en noviembre, Huntsman aseguró en una entrevista que Romney era "inelegible".

La dimisión del exembajador clarifica algo el panorama republicano, pero, dado su escaso peso, tampoco significa una ganancia sustancial para el favorito. Romney lo tiene difícil en Carolina del Sur, donde los últimos sondeos le dan una pequeña ventaja (29%) frente a Gingrich (25%), Ron Paul (15%) y el ultraconservador Rick Santorum (14%).

PUBLICIDAD

Comentarios