Publicado: 30.08.2014 20:27 |Actualizado: 30.08.2014 20:27

Mogherini, pasión política pero poca experiencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La italiana Federica Moguerini, de 41 años, será la nueva Alta Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad (PESC) tras una carrera donde ha demostrado su pasión por la política internacional, aunque son numerosas las dudas sobre si tiene la suficiente experiencia. Mogherini se convirtió el 22 de febrero de 2014 en la titular de Exteriores italiana más joven de la historia dentro del Ejecutivo formado por el también primer ministro más joven, Matteo Renzi.

Su nombramiento generó polémica, ya que Mogherini -hasta entonces "sólo" diputada y desde pocos meses antes responsable de Exteriores de la formación de Renzi, el Partido Demócrata (PD)- sustituía en este puesto a la gran experta Emma Bonino. Con la designación de hoy, Renzi consigue su primera victoria en Europa y hace valer el peso de su partido, que en las últimas elecciones europeas alcanzó el 40 % de los apoyos y se convirtió en la formación más votada en la UE. Lo que es indudable en esta mujer -hija del director y escenógrafo Flavio Mogherini y que destaca en el currículum colgado en su blog que es madre de dos niñas- es su pasión desde siempre por las relaciones internacionales.

Mogherini nació el 16 de junio de 1973 en la capital italiana, cursó Ciencias Políticas en la Universidad La Sapienza de Roma y se doctoró con una tesis sobre la relación entre religión y política en el Islam que redactó mientras disfrutaba de una beca Eramus en Aix-en-Provence, en Francia. Ha cultivado un gran conocimiento de Oriente Medio, adonde ha viajado en numerosas ocasiones como representante del PD. Su carrera política comenzó en 1996, cuando se inscribió en la Izquierda Juvenil italiana para, en 2001, entrar en el Consejo nacional de la entonces formación Demócratas de Izquierdas y posteriormente pasa a la Dirección Nacional y al Comité Político de esa fuerza.

En 2008 entró en el Parlamento como diputada del PD, al igual que tras las elecciones de 2013. Desde diciembre de 2013 era la responsable de Europa y Asuntos Internacionales del PD. Aunque sus detractores la achacan poca experiencia, sobre todo en Europa, ha sido miembro del Consejo del Foro de Jóvenes europeos y vicepresidenta de los Jóvenes Socialistas Europeos (Ecosy). Posteriormente, fue secretaria del Comité de Defensa y de la delegación italiana en la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, y el 1 de agosto de 2013 fue elegida jefa de la delegación italiana de la Asamblea Parlamentaria de la OTAN.

También ha sido coordinadora del Grupo interparlamentario italiano para la Cooperación al Desarrollo, es socia del Instituto de Asuntos Internacionales (AIA) y miembro del Consejo para las relaciones entre Italia y Estados Unidos y de la Fundación German Marshall de Estados Unidos. Pertenece también a varios grupos en contra de la proliferación de armas nucleares y ha sido activista en campañas nacionales y europeas contra el racismo y la xenofobia. Su camino para convertirse en la nueva "Lady Pesc" no sólo se ha visto dificultado por los recelos por su "poca experiencia y juventud", sino que también ha recibido críticas por su política moderada respecto a la Rusia de Vladímir Putin como ministra.

Poco después de ser elegida para la cartera de Exteriores, Mogherini viajo a Moscú, y a países como Letonia, Estonia, Lituania o Polonia no les gustó su neutralidad en la crisis Ucrania-Rusia. Las críticas versan además sobre la poca imparcialidad de Italia. ya que el país depende fuertemente de la exportación del gas ruso y además la empresa de hidrocarburos ENI, participada por el Estado, ha firmado recientemente un contrato importante con Gazprom. Entre sus últimas actividades como ministra, Mogherini y su Gobierno decidieron el envío de armas a los combatientes kurdos en Irak para contrarrestar la avanzada de los yihadistas.