Público
Público

Morales teme sufrir un varapalo en la elección de los jueces

Un 60% de los bolivianos ha votado nulo o en blanco en los comicios judiciales del domingo, según un sondeo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En una iniciativa democrática sin precedentes, los bolivianos pudieron elegir el pasado domingo a los jueces de los principales tribunales. En el país andino se interpreta el resultado de estos comicios como un plebiscito a la gestión de quien impulsara este proceso inédito, el presidente Evo Morales.

Hasta que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) difunda los resultados oficiales, a más tardar el 29 de octubre, las únicas cifras disponibles son las de una consultora, Ipsos Apoyo, que realizó un sondeo a pie de urna para el canal privado de televisión ATB. Según esta empresa, los votos nulos y en blanco llegan al 60%, frente a un 39% de sufragios válidos. La oposición, que hizo campaña para que la ciudadanía inva-lidase su papeleta, celebró que los votos nulos alcanzaran supuestamente el 45%.

Con el rostro serio y sin sonreír en ningún momento, Morales compareció tras el cierre del proceso electoral para señalar todo lo contrario. 'La participación del pueblo boliviano fue todo un éxito', sostuvo. 'Quienes invitaron a boicotear estas elecciones fracasaron'. El presidente del TSE, Wilfredo Ovando, defendió la misma idea: 'De algo que estamos seguros es de que hubo una asistencia masiva de la población en este proceso electoral', indicó el magistrado.

Dos factores podrían explicar el rechazo de los bolivianos a esta iniciativa. Primero, la poca información que tuvieron los votantes sobre los 115 candidatos. Segundo, el conflicto que ha enfrentado a grupos indígenas con el Gobierno de Morales por la construcción de una carretera en un parque natural también ha hecho mella.

Unos 5,2 millones de bolivianos podían elegir a los 56 magistrados de los cuatro máximos tribunales del país. Al confirmarse el alto porcentaje de votos en blanco y nulos, este proceso electoral sería el primer varapalo en las urnas que recibe el presidente Morales desde que llegó al poder hace casi seis años.