Público
Público

Moscú acusa a Occidente de injerencia por Jodorkovski

El Kremlin advierte a EEUU y a Europa de que es "inaceptable" su intento de "presionar al tribunal"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Rusia acusó a Estados Unidos y a los países europeos de tratar de influir en el juicio al encarcelado ex magnate Mijail Jodorkovski, calificando de inaceptables esos esfuerzos y advirtiendo a Occidente de que se ocupe de sus propios asuntos.

En una declaración formal, Moscú también tildó de infundadas las protestas occidentales de que el juicio de Jodorkovski, declarado culpable el lunes de robo de petróleo a gran escala y blanqueo de dinero, sea un ejemplo de justicia sesgada. EEUU y Europa dijeron el lunes que el veredicto pone en cuestión el compromiso del Kremlin con el respeto al imperio de la ley y a los derechos humanos.

'Este tema es de la competencia del sistema judicial de la Federación Rusa y todo intento de presionar al tribunal es inaceptable', subrayó el duro comunicado de Moscú.

Pero la condena del juez Víktor Danilkin, que leerá durante esta semana una sentencia de 250 páginas contra Jodorkovski (quien fuera el hombre más rico del país y está preso desde 2003), ha renovado las dudas sobre la Justicia en Rusia. Los abogados del ex potentado y los gobiernos occidentales aseguran que el veredicto huele a manipulación política del sistema judicial. El equipo defensor denuncia presiones gubernamentales sobre el juez y ha anunciado que apelará la sentencia.

Rusia afirma que la denuncia de falta de imparcialidad en el juicio es infundada

Los fiscales piden una pena adicional de seis años de prisión para el que fuera propietario de la petrolera Yukos, al que ya sólo le quedan diez meses por cumplir de una condena anterior impuesta durante la presidencia de Vladímir Putin (2000-2008).

Uno de los jóvenes oligarcas que hicieron fortuna tras el colapso de la URSS en 1991, Jodorkovski, se enemistó con el Kremlin de Putin por difundir denuncias de corrupción, desafiar el control estatal de la exportación de petróleo y financiar a partidos opositores. Putin es hoy primer ministro, pero sigue siendo el hombre más poderoso de Rusia. Su sucesor, Dmitri Medvédev, ha dicho que los dos grandes objetivos de su presidencia son acabar con la influencia política y la corrupción de los tribunales, y modernizar la economía.

El magistrado sigue leyendo la larga sentencia contra el ex magnate

Hoy, la policía bloqueó las calles en cien metros a la redonda del tribunal moscovita de Jamovnicheski, después de que el día anterior cientos de manifestantes se concentrasen a sus puertas pidiendo la liberación de Jodorkovski y gritando '¡vergüenza!'. Unas 30 personas fueron arrestadas.

Una dura condena en este segundo juicio contra Jodorkovski provocaría más críticas contra Medvédev, el protegido que Putin puso en la presidencia cuando se topó con el límite constitucional de dos mandatos consecutivos. Medvédev ha cortejado a EEUU y a la UE para que apoyen la modernización de su país, mostrando un talante más agradable que el que tuvo Putin en su presidencia, y hasta viajando al Silicon Valley californiano en busca de ideas innovadoras.

En reacción al veredicto, la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, dijo que 'plantea serios interrogantes sobre que el imperio de la ley es eclipsado por consideraciones políticas' y subrayó que unos tribunales independientes y las garantías procesales son necesarios para la modernización que quiere Medvédev. También el ministro de Exteriores alemán, Guido Westerwelle, advirtió a Moscú de que 'las circunstancias del proceso [de Jodorkovski] son muy alarmantes y un paso atrás en el camino hacia la modernización' de Rusia.

Una condena dura sería un paso atrás en la modernización de Medvédev

Medvédev se está esforzando por mostrar avances significativos de sus reformas antes de las presidenciales de 2012. Putin, la figura dominante del tándem en el poder, ha dicho que ambos decidirán juntos cuál será el candidato del Kremlin, pero muchos rusos creen que él tomará la decisión.

Tras su detención en 2003, Yukos fue empujada a la bancarrota por inmensas reclamaciones de impuestos atrasados y sus acciones fueron subastadas y compradas por empresas estatales a bajo precio, lo que agudizó las preocupaciones occidentales sobre la falta de derechos de propiedad y de justicia imparcial en Rusia.

En el segundo juicio, los fiscales dijeron que Jodorkovski robó petróleo de subsidiarias de Yukos por valor de 27.000 millones de dólares y que blanqueó parte de ese dinero, cargos que sus abogados califican de pretextos absurdos para mantenerlo entre rejas.