Publicado: 13.03.2014 12:36 |Actualizado: 13.03.2014 12:36

Moscú avisa de que responderá con sanciones simétricas a EEUU y la UE

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

A medida que se acerca el domingo, cuando Crimea, controlada de facto por tropas rusas, votará en referéndum sobre su secesión de Ucrania y anexión a Rusia, las declaraciones de los diferentes líderes u organismos internacionales directa o indirectamente relacionados suben de tono.

Tanto Kiev como los países occidentales han avisado de que la consulta es ilegal y no reconocerán su resultado. Moscú, por su parte, ha defendido lo contrario y ya espera la esperada decisión de los crimeos, mayoritariamente rusohablantes. A tres días de la fecha, Vladimir Putin ha defendido que Rusia no ha sido quien "ha iniciado" la crisis en torno a la república autónoma. Ante las crecientes amenazas de sanciones por parte de Occidente y de la comunidad internacional, Putin planteó al Consejo de Seguridad ruso la necesidad de revisar las relaciones de Moscú con el resto del mundo. "Vamos a pensar juntos sobre cómo afrontar nuestras relaciones con nuestros socios y amigos en Ucrania, y con nuestros socios en Europa y Estados Unidos", apuntó.

Asimismo, desde Moscú, las autoridades rusas han avisado de que impondrán sanciones simétricas si Estados Unidos y la Unión Europea deciden hacer lo propio. "Estamos preparados para cualquier eventualidad", ha asegurado el viceministro ruso de Economía, Alexei Lijachev. Asimismo, ha admitido que su Ministerio espera que las sanciones sean políticas y no económicas. "A uno le gustaría desear que si la Unión Europea decide imponer alguna sanción no limitarán la cooperación económica", ha aseverado.

Merkel: "Si Rusia sigue su senda de las últimas semanas, no solo será una catástrofe para Ucrania"

Mientras, la canciller alemana, Angela Merkel, ha advertido de que Rusia se arriesga a "daños cuantiosos" tanto políticos como económicos si no cambia su postura con respecto a Ucrania. "Señoras y señores, si Rusia sigue su senda de las últimas semanas, no solo será una catástrofe para Ucrania", ha defendido en un discurso ante el Bundestag (Cámara Baja), en los términos más firmes expresados hasta ahora por la jefe del Gobierno de Alemania.

"No solo lo veríamos, también como vecinos de Rusia, como una amenaza. Y no solo cambiaría la relación de la Unión Europea con Rusia. No, esto provocaría daños cuantiosos a Rusia, económica y políticamente", ha subrayado. Merkel ha denunciado que en lugar de actuar como un socio para la estabilidad en la crisis ucraniana, Rusia ha tratado de aprovechar la debilidad de su vecino tras la destitución del presidente Viktor Yanukovich. "Nadie quiere llegar a tales medidas, pero estamos listos y decididos a aplicarlas si es necesario", insistió la canciller sobre la segunda ronda de sanciones contra Moscú que aprobarán los ministros de Exteriores de la UE en su reunión del lunes y que incluyen la congelación de cuentas.

Del mismo modo, el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, amenazó a Rusia con medidas "muy serias". "Habrá una respuesta de algún tipo al referéndum (del domingo) en sí, y además, si no hay pasos para avanzar hacia una solución, habrá una serie de pasos muy serios el lunes en la UE y aquí (en referencia a EEUU). Pero nuestra esperanza es que no nos pongan en la posición de tener que hacer eso", dijo el jefe de la diplomacia estadounidense, que este viernes se reunirá con el ministro de Exteriores ruso, Sergéi Lavrov, en Londres.

No obstante, a pesar de su tono, Merkel descartó de plano la opción militar. "Para resolver la crisis necesitaremos un largo aliento, pero tenemos que enfrentarla con entereza porque se trata de la defensa de la integridad de un país europeo", sostuvo la canciller. Merkel aseguró que los planes de realizar un referéndum en Crimea este domingo suponen una clara violación de la constitución ucraniana, que prohíbe expresamente las consultas secesionistas. A su juicio, la solución pasa por la creación de un grupo de contacto internacional en el que sea posible un diálogo directo entre Moscú y Kiev y en el que "todos los temas" estén sobre la mesa, también el derecho a la autonomía de Crimea y la protección de las diferentes lenguas, aunque no la independencia de esa región.

Kiev aprueba la creación de una nueva fuerza policial militarizada

"La integridad territorial de Ucrania no puede ser puesta en cuestión", ha aseverado, dejando claro que la situación en Crimea no es comparable al caso de Kosovo, donde la OTAN efectuó una intervención militar sin mandado de la ONU que a la postre terminó llevando a la independencia de la antigua provincia serbia. "La intervención en Kosovo se dio después de la que la comunidad internacional observara impotente operaciones de limpieza étnica y de que Rusia bloqueara de forma permanente toda resolución del Consejo de Seguridad de la ONU", dijo Merkel.

Por su parte, la Alianza ha dejado claro que no está contemplando ninguna respuesta militar contra Rusia y que tampoco prevé ajustes en sus planes de contingencia para garantizar la protección y defensa del conjunto de los aliados, incluidos los países Bálticos y Polonia, más preocupados por el desafío ruso cerca de sus fronteras. El comandante supremo la OTAN, el general estadounidense Philip Breedlove, reconoció este martes la convicción de los aliados de que militares rusos se han desplegado en bases ucranianas en Crimea, rechazando así que se trate de milicianos de autodefensa locales prorrusas. "Tras una revisión extensiva de múltiples fuentes de información, creemos que estas son fuerzas militares rusas que actúan en base a órdenes claras para minar a las fuerzas ucranianas en Crimea", explicó el general en su blog.

Los países de la OTAN acordaron el lunes desplegar dos aviones de reconocimiento AWACS sobre Rumanía y Polonia para vigilar la situación en la región. Fuentes militares han defendido que que los ejercicios ya estaban previstos antes de la crisis. "No hay ningún cambio en nuestra planificación ni ningún ajuste en nuestros planes de contingencia para proteger a todos los aliados, incluidos los bálticos. Nuestros planes siguen siendo adecuados", han recalcado.

Por otro lado, el Parlamento de Kiev ha aprobado la creación de la Guardia Nacional, una nueva fuerza policial militarizada. De los 330 diputados que se registraron para la votación, 262 apoyaron la nueva ley conforme a la cual la nueva fuerza, formada con las tropas dependientes del ministerio del Interior, "defenderá al pueblo ucraniano de agresiones internas y externas", como dijo el presidente interino de Ucrania, Alexandr Turchínov. "La creación de la Guardia Nacional de Ucrania es un paso muy importante para el país como respuesta a los intentos desde el exterior de desestabilizar la situación", subrayó el titular de Interior, Arsén Avákov, en referencia a la intervención rusa en Crimea.