Público
Público

Movilización mundial para aislar al régimen sirio por su sangrienta represión de la revuelta

Las potencias europeas y EEUU intentan convencer a china y Rusia para que no veten la condena a Damasco en el Consejo de Seguridad de la ONU

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Europa ha intensificado sus contactos para que la comunidad internacional endurezca su respuesta al régimen sirio tras la matanza de más de 150 civiles este fin de semana. Mientras, el Consejo de Seguridad se ha reunido con carácter de urgencia para tratar la brutal ofensiva del Ejército de Bashar al Asad contra la ciudad de Hama.

Desde Berlín, Londres y Roma llegaron las primeras voces exigiendo una condena firme de la comunidad internacional, y la diplomacia alemana forzó una reunión a última hora para analizar la situación e intentar impulsar de nuevo una resolución de condena al régimen. Alemania acaba de abandonar la presidencia del Consejo de Seguridad a favor de la India, que ha aceptado llevar a cabo esa reunión a puerta cerrada.

En Berlín, un portavoz de Angela Merkel expresó el rechazo 'con la mayor firmeza' a la actuación de las autoridades sirias e instó al fin inmediato de la violencia contra los manifestantes pacíficos. Francia, Italia y Bélgica emitieron declaraciones similares de condena.

También el jefe de la diplomacia en Reino Unido, William Hague, apostó por endurecer la presión internacional sobre Damasco para que el país emprenda reformas y no 'acciones atroces', pero descartó una intervención militar en la línea de la lanzada en Libia, y aseguró que esta opción en el caso de Siria es 'remota'.

Sobre este asunto, el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, advirtió en una entrevista al diario francés Midi Libre que la intervención militar no es una opción porque no se reúnen las condiciones para ello. 'En Libia realizamos una operación basada sobre un mandato claro de Naciones Unidas y tenemos el apoyo de los países de la región. Estas dos condiciones no se dan en Siria', afirmó el jefe de la Alianza.

Pese a ello, el ministro de Exteriores británico insistió en que el Consejo de Seguridad debe aprobar una resolución de condena que exija la liberación de los presos políticos y admitió 'frustración' y grandes dificultades para avanzar.

Hague apuntó la necesidad de que los países árabes se sumen a la presión de los países occidentales para convencer a Al Asad y destacó el papel 'muy activo' mostrado por Turquía.

El principal socio comercial de Damasco, Turquía, mantiene estrechas relaciones con el régimen sirio, lo que no ha impedido al Gobierno turco reclamar a Al Asad avances en las reformas durante los últimos meses. El presidente turco, Abdula Gul, se ha unido a las condenas expresadas por los líderes europeos durante el fin de semana y se ha mostrado 'horrorizado' por la matanza de civiles en Hama y otras ciudades sirias a manos del Ejército.

Los países europeos, apoyados por Estados Unidos, han tratado de convencer al resto de miembros del máximo órgano internacional de seguridad sobre la necesidad de aprobar una resolución de condena al régimen sirio.

Pero conseguirlo no es fácil. Hace dos meses lo intentaron sin éxito, después de que China y Rusia, aliados de Damasco, amenazaran con ejercer su derecho a veto y de que varios miembros temporales del Consejo de Seguridad de la ONU Brasil, India, Suráfrica y Líbano se opusieran a condenar al régimen de Al Asad argumentando que eso sería el primer paso para una intervención militar.

La reunión del Consejo de Seguridad de la ONU ha tenido lugar un día después de que el presidente de EEUU, Barack Obama, condenara con dureza al régimen sirio y se comprometiera a aumentar la presión junto a otros países para 'aislar al Gobierno de Al Asad y mantenerse del lado del pueblo sirio'.

Obama se mostró el domingo 'consternado por el uso de la violencia y la brutalidad del Gobierno sirio contra su propio pueblo'. Calificó de 'horripilantes' las informaciones sobre la represión del régimen sirio en Hama y consideró que demuestran 'el verdadero carácter del régimen sirio'.

'Una vez más, el presidente Al Asad ha demostrado que está completamente incapacitado y que se niega a responder a las quejas legítimas del pueblo sirio. Su uso de la tortura, la corrupción y el terror le colocan en el lado equivocado de la historia', añadió el presidente de EEUU, quien consideró que 'Siria será un lugar mejor cuando avance una transición democrática'.

Por su parte, la Alta Representante de Política Exterior de la UE, Catherine Ashton, afirmó que 'ha llegado el momento' de que el Consejo de Seguridad muestre 'una posición clara sobre la necesidad de poner fin a la violencia'.

La jefa de la diplomacia europea ha dejado claro que mantendrá la presión económica y política sobre el régimen y ha amenazado con nuevas sanciones si Damasco 'insiste en continuar por la senda actual'. En marzo, Damasco comenzó la represión de los manifestantes y desde entonces la UE ha ido ampliando la lista de personas y empresas contra las que ha tomado medidas por cooperar con el régimen. Al menos 35 nombres tienen prohibido pisar suelo comunitario y se les han congelado sus activos en cuentas de la Unión Europea, incluido el presidente Al Asad.