Público
Público

Mubarak no tiene tiempo para recibir visitas de la UE

El presidente egipcio alega problemas de agenda para atender a Ashton

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, había justificado hasta ahora sus ausencias en citas clave de la política internacional por su alergia a las fotos. Cuando decidió no ir a Haití tras el terremoto del año pasado recordó que no es 'ni médico ni bombero'. Cuando se perdió la vuelta a las negociaciones del proceso de paz entre israelíes y palestinos en Washington, la Alta Representante estaba en China, 'en el centro de las negociaciones' entre la Unión Europea y Pekín.

Para contrarrestar las críticas por su lenta reacción ante las revoluciones populares en Túnez o Egipto, la baronesa prepara una visita a ambos países la semana que viene. Ayer, un alto funcionario comunitario aseguró que el ministro de Exteriores egipcio, Ahmed Abul Gheit, pidió por medio del embajador comunitario en El Cairo que Ashton se quede en Bruselas. 'Nos dijeron que preferirían no tener visitas de mandatarios extranjeros en febrero por su ocupada agenda interna', aseguró esta fuente, cercana a los preparativos del viaje.

Sin embargo, el presidente egipcio, Hosni Mubarak, se reunió ayer con el responsable ruso para Oriente Próximo, Alexander Sultanov, y el martes se entrevistó con Abdalá ben Zayed al Nahyane, ministro de Exteriores de los Emiratos Árabes.

A pesar de la negativa de Mubarak a Ashton, sus asesores se esforzaron ayer por defender el papel de la baronesa en la crisis. 'Sería difícil reaccionar más rápido salvo que reaccionásemos por reaccionar', reivindicaron las mismas fuentes, aludiendo a nueve comunicados de las instituciones europeas.

La ineficacia de Ashton sigue siendo el secreto peor guardado en Bruselas, donde ayer se hizo público un sondeo de la consultora Burson-Marsteller que sitúa a la británica como la comisaria peor valorada. Pese a la cercanía de su viaje, Ashton todavía no ha decidido si se reunirá con los Hermanos Musulmanes, una de las fuerzas opositoras clave en Egipto. Sí es seguro que no presionará para que Mubarak abandone el poder. 'No está en cuestión; sólo queremos que la transición comience sin demora y se escuche a la plaza de Tahrir', señaló la misma fuente.