Publicado: 13.04.2014 13:34 |Actualizado: 13.04.2014 13:34

Los 'muchachos de las colinas' se quedan sin yeshiva

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Hasta la semana pasada la yeshiva (escuela rabínica) de Yitzhar era un lugar trepidante, siempre llena de estudiantes que provenían de todo Israel y que rebosaban su amplio beis midrash (sala de estudios) durante todas las horas del día, consultando el Talmud y otros libros religiosos o debatiendo en parejas las clases que impartían algunos de los rabinos más populares del país.

Sin embargo, en la noche del jueves al viernes, las fuerzas de seguridad clausuraron la yeshiva y en su lugar han establecido una base de la Guardia de Frontera, un cuerpo militar que dispone de una orden judicial que le da derecho a ocupar la yeshiva Od Yosef Jai durante los próximos dos meses. Lo primero que han hecho es levantar a su alrededor vallas de alambre de púas y realizar patrullas por el asentamiento de Yitzhar.

"Es la primera vez que el estado de Israel cierra un lugar de estudio de la Torá (el Pentateuco) a causa de que aquí se enseña la Torá", dice un comunicado difundido por la yeshiva. "Al convertir el edificio en una posición militar se ha cometido un acto de profanación según la ley judía".

Los servicios secretos israelí recomendaron al gobierno que interrumpiera la financiación de Od Yosef JaiPara llegar a esta situación hay que explicar algunos hechos que ocurrieron los días previos, sucesos que aunque no fueron extraordinarios forzaron la intervención de las autoridades. En primer lugar, el domingo pasado, varios jóvenes de Yitzhar pincharon las ruedas del jeep del coronel Yoav Yarom, jefe militar de la zona.

El ejército decidió ‘castigar' a los colonos y la noche siguiente los soldados y la Guardia de Frontera desmantelaron un pequeño asentamiento "ilegal", que se conocen también como ‘colonias salvajes', situado junto a Yitzhar. Eran solo cinco estructuras prefabricadas. El ‘castigo' fue muy limitado y afectó únicamente a una ‘colonia salvaje' específica de la media docena que hay en torno a Yitzhar.

Los colonos no se cruzaron de brazos y la siguiente madrugada entre 50 y 200 jóvenes, según las fuentes, se encaminaron a un campamento militar ubicado también junto a Yitzhar y lo destruyeron completamente. Los colonos advirtieron a los soldados que si no hacían nada no les pasaría nada, y los soldados, obedientes, se limitaron a mirar cómo los colonos destruían su campamento.

Al día siguiente los canales de televisión pasaron imágenes de la base destruida y de la humillación que sufrieron los soldados. Uno de los jefes militares declaró públicamente que el ejército no estaba preparado para algo así, y que él "ni siquiera había soñado que algo semejante pudiera ocurrir", lo cual no se ajusta del todo a la verdad puesto que acciones similares han ocurrido en el pasado.

Los medios hebreos señalan que la orden de desalojo de la yeshiva se adoptó en lo más alto, a nivel del ministro de Defensa Moshe Yaalon y del primer ministro Binyamin Netanyahu, pero todos se preguntan si este pulso se mantendrá hasta el final o no, y sobre todo qué ocurrirá con la popular yeshiva, cuyos responsables han dicho que continuarán enseñando como hasta ahora.

El general Avi Mizrahi, que hasta recientemente era el jefe del ejército en la región central, intentó durante su mandato cerrar Od Yosef Jai en varias ocasiones, pero no lo consiguió. "Esta yeshiva no enseña la Torá sino el mal que debe ser erradicado", ha declarado ahora el general.

Los estudiantes de Od Yosef Jai han participado con frecuencia en ataques contra palestinosLos estudiantes de Od Yosef Jai han participado con frecuencia en ataques contra palestinos. De hecho, estos ataques son prácticamente cotidianos en los alrededores, donde han ocurrido varias quemas de mezquitas, destrucción de vehículos, obstrucción de carreteras, tala de olivos y árboles frutales y agresiones contra civiles.

Todo esto sucede sin que intervengan las fuerzas de seguridad, de manera que sorprenden las declaraciones de Moshe Yaalon, diciendo "no vamos a ignorar la violencia contra la policía, los soldados o los palestinos inocentes", especialmente porque la violencia contra los palestinos ocurre a diario alrededor de Yitzhar.

La Guardia de Frontera detuvo a ocho estudiantes pero enseguida liberó a siete, y no está claro si presentará cargos contra el único estudiante que sigue arrestado. El ministro Yitzhak Aharanovich ha dicho que a los estudiantes judíos debería aplicárseles las mismas ‘detenciones administrativas', es decir sin pasar por los tribunales, que se aplican a los palestinos, aunque lo más seguro es que se trate de una declaración de consumo interno en estos momentos de confusión.

Hace tres años los servicios secretos, el Shin Bet, recomendaron al gobierno que interrumpiera la financiación de Od Yosef Jai, y de hecho el estado acabó cortando la financiación el año pasado. No obstante, la yeshiva ha seguido funcionando con normalidad, en parte gracias a las donaciones que recibe principalmente de Estados Unidos y de Israel, donde desgravan.

El caso de Od Yosef Jai no es excepcional ya que hay otras muchas yeshivas, tanto en los territorios ocupados como dentro de Israel, donde se imparten enseñanzas similares. La mayoría se inspiran en el movimiento Gush Emunim (Bloque de Creyentes), que tuvo una gran influencia en el pasado y cuya ideología combina un nacionalismo radical con la aplicación de un judaísmo extremista.

A estos jóvenes se les conoce con el apelativo de ‘noar ha-gbaot' (‘jóvenes de las colinas') y sus actividades se extienden por todos los territorios ocupados, contando con el apoyo de sus comunidades, del ejército y hasta de ministros. Una de sus principales misiones consiste en establecer ‘colonias salvajes' que muy a menudo son legalizadas a posteriori por el gobierno.

Pero al mismo tiempo los estudiantes religiosos se sienten perseguidos por el estado, como lo prueba el comunicado que ha difundido Od Yosef Jai recogiendo una cita del libro del Éxodo 1,12 que es toda una declaración de intenciones: "Pero cuanto más los oprimían , tanto más se multiplicaban y crecían".

Sus rabinos suelen ser muy cuidadosos con lo que dicen en público y con los libros que publican, aunque en alguna ocasión se les va la mano, como en el caso del rabino Yitzhak Ginsburg, de Od  Yosef Jai, que ha publicado Tipul Shoresh (Tratamiento de Raíz), donde se predica la expulsión de los árabes para "purificar" la tierra.

Otro colega de la misma yeshiva de Yitzhar, el rabino Yitzhak Shapira, ha publicado una biografía apologética de Baruch Goldstein, el médico americano-israeli que en 1994 entró con su fusil en la mezquita de Abraham de Hebrón causando una matanza de 29 palestinos. En 2010 el rabino Shapira fue detenido por la quema de una mezquita en el pueblo de Yusuf, cerca de Yitzhar, pero fue liberado por falta de pruebas. Shapira se negó a delatar a sus estudiantes que habían participado en este incendio.