Público
Público

Muere una cooperante en un rescate fallido en Afganistán

La escocesa Norgrove estaba secuestrada en la zona de cultivo de opio de Kunar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las tropas de la OTAN intentaron un rescate rápido, convencidos de que la liberación de un rehén en Afganistán sólo es posible en las semanas inmediatamente posteriores a su secuestro. Sin embargo, la operación para salvar a la cooperante británica Linda Norgrove, llevada a cabo por soldados de las Fuerzas Especiales de Estados Unidos, acabó en fracaso.
Norgrove, de 36 años, fue eliminada por sus captores durante el intento del rescate, según la información facilitada por el ministro británico de Exteriores, William Hague. 'En cooperación con nuestros aliados, recibimos información sobre el lugar donde Linda estaba capturada', explicó Hague. 'Dado el peligro en que se encontraba, decidimos que la mejor opción de obtener su liberación era actuar cuanto antes', añadió.

La joven escocesa había sido raptada el 26 de septiembre en la provincia oriental de Kunar junto a tres miembros afganos de su equipo. Habían partido de Jalalabad para asistir a la inauguración de un proyecto de irrigación. Los rehenes afganos fueron liberados la semana pasada.

No se ha dado información sobre la identidad de los secuestradores. Al tratarse de una zona de cultivo de opio, podría tratarse de una banda de narcotraficantes. El mayor peligro es que vendieran al rehén a un grupo talibán y el rastro se perdiera de forma definitiva. Desde Pakistán, un dirigente talibán afirmó tras el secuestro que la mujer estaba en poder de su grupo, sin aportar pruebas.

Cuatro soldados italianos mueren en una emboscada en el oeste del país

Linda Norgrove trabajaba en un proyecto de cooperación financiado por Estados Unidos para mejorar las infraestructuras locales y convencer a los agricultores de que dejaran de participar en la producción de droga. Dirigía un equipo de 200 afganos en lo que era su segunda estancia en Afganistán.

Educada en una familia aficionada a viajar y conocer otras culturas, Norgrove había ampliado estudios en México y iniciado su actividad como cooperante en Uganda. A su vuelta de África, fue contratada por la ONU para trabajar por primera vez en Afganistán. Posteriormente, fue destinada a Laos. Pero su interés por Afganistán no había menguado y de hecho fue al país de vacaciones antes de su nuevo destino. Hablaba dari, el dialecto del persa que es uno de los dos idiomas principales de Afganistán.

En otra zona del país, cuatro soldados italianos murieron en una emboscada originada por la explosión de una bomba al paso de un convoy militar. El incidente ocurrió en Farah, en la zona occidental de Afganistán cuando los militares regresaban de escoltar a un grupo de 70 camiones civiles. La zona del ataque es una de las tres que han sido asignadas recientemente al destacamento italiano.

'Este asalto contra soldados italianos es un ejemplo del alto coste humano que supone una misión que es fundamental para la seguridad nacional', dijo el ministro italiano de Asuntos Exteriores, Franco Frattini. Desde el inicio del despliegue italiano en Afganistán en 2004, 34 militares han muerto en acciones violentas. Italia cuenta con unos 3.500 soldados en la zona oeste del país, mucho más pacífica que el sur y el este.

Otro militar alemán -un sargento de 26 años- murió en un atentado suicida en la provincia de Baghlan, en el norte afgano. Un insurgente cargado de explosivos se hizo estallar junto a una patrulla de soldados. Posteriormente, se produjo un tiroteo en el que 14 soldados resultaron heridos. Al menos 570 militares de la OTAN han muerto en Afganistán este año.