Público
Público

Muere la mujer francesa secuestrada a principios de mes en Kenia

Marie Dedieu, de 65 años, estaba enferma de cáncer

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Francia anunció ayer la muerte de Marie Dedieu, la francesa de 65 años que fue raptada presuntamente por Al Shabab el 1 de octubre en Kenia. Era una de las cuatro personas que habían sido secuestradas en este país por las milicias islamistas en las últimas semanas, después de los casos de las cooperantes españolas Monserrat Serra, de 40 años, y Blanca Thiebaut, de 30, raptadas el jueves pasado, y de la británica Judith Tebbutt, de 56 años, el 11 de septiembre.

Dedieu fue secuestrada el 1 de octubre en la isla de Manda, en el archipiélago de Lamu, donde vivía desde hacía 15 años. El Gobierno francés indicó que había sido informado de su muerte 'sin precisar la fecha ni las circunstancias'.

La fallecida era una de las cuatro personas raptadas en Kenia recientemente

Entre las causas probables del fallecimiento estaría el estado de salud de la francesa, que era tetrapléjica y padecía cáncer y una insuficiencia cardiaca, y que 'los secuestradores probablemente hayan rechazado los medicamentos que les enviamos', apuntó el Gobierno francés, quien aseguró que su intención es que los autores del secuestro 'sean llevados ante la Justicia'.

Según el Gobierno somalí, Dedieu se encontraba en la localidad portuaria de Kismayo, fortín de Al Shabab al sur del país, la ciudad donde estarían también las españolas y la británica secuestrada. De momento, no hay noticias de Serra y Thiebaut.

La víctima se encontraba en Kismayo, donde están las españolas

El pasado 6 de octubre, de hecho, un pirata somalí contó a Somalia Report que Dedieu, tras ser secuestrada, había sido trasladada en camión a Kismayo. El pirata aseguró que pertenecía al clan Marehan y que no formaban parte de Al Shabab. 'Sin embargo, tenemos un acuerdo por el que ellos no intervienen en el secuestro y nosotros tenemos libertad para radicarnos en Kismayo. Después, compartimos el rescate', explicó.

Kismayo es precisamente el próximo objetivo de la operación lanzada por Kenia el sábado pasado en los territorios somalíes controlados por Al Shabab. Desde que comenzó la operación, las tropas han alcanzado las ciudades somalíes de Dhobley y Qoqani y ayer se encontraban camino de Afmadow, a 120 kilómetros de la frontera, en la región del bajo Juba. Es decir, a escasos 90 kilómetros al norte de Kismayo.

La operación militar de Kenia en Somalia comenzó sin ningún mandato pero los gobiernos de ambos países han acordado 'cooperar en cuanto a la seguridad y las operaciones militares', si bien las acciones de Kenia quedaron limitadas a la región del Bajo Juba.

Sigue sin haber noticias de Montserrat Serra y Blanca Thiebaut

De este modo, la ofensiva sobre Afmadow se llevará a cabo entre las tropas keniatas y somalíes, si bien esta acción podría ralentizarse debido a que el terreno en la zona se encuentra embarrado por las lluvias en la región. Los medios de comunicación en Kenia cifran en 2.000 los militares empleados por este país, pero esta cifra no ha sido confirmada por el Gobierno hasta ahora.

Por otra parte, los dos ciudadanos de Gales de 18 años, uno de origen paquistaní y otro somalí, detenidos el lunes pasado, fueron deportados ayer a Inglaterra, donde serán juzgados. Las autoridades de Kenia aún mantienen detenidas a otras diez personas de origen somalí que fueron arrestadas el martes pasado en Dadaab por supuestos vínculos con Al Shabab.