Público
Público

Muere el principal opositor religioso al régimen iraní

Montazeri había criticado al líder supremo y el presunto fraude electoral

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La oposición político-religiosa iraní perdió en la madrugada del domingo a su principal referente. El gran ayatolá iraní Hosein Ali Montazeri falleció en su casa de Qom, ciudad santa para la comunidad chií, a la edad de 87 años tras un ataque al corazón, según informaron los medios de comunicación estatales.

Montazeri había denunciado como fraudulentas las últimas elecciones presidenciales iraníes en las que el ultraconservador Mahmud Ahmadineyad salió reelegido. El gran ayatolá había publicado numerosas fatwas (órdenes religiosas) durante los pasados meses en relación a las protestas contra las elecciones del pasado 12 de junio. En algunas de ellas afirmó que las confesiones logradas a los detenidos bajo presiones y torturas no se podían aceptar como validas.Las páginas web de los moderados iraníes informaban ayer que miles de sus seguidores se estaban desplazando a Qom para participar hoy en su funeral. Las autoridades iraníes, temiendo que su muerte vuelva a espolear a las protestas de los reformistas, desplegaron ayer unidades antidisturbios en la ciudad santa. 

Montazeri fue la mano derecha del ayatolá Jomeini en la fundación de la República Islámica en 1979. Durante el exilio de Jomeini, él era su representante oficial en Irán. Considerado uno de los arquitectos de la estructura político-religiosa, tuvo un enfrentamiento con el líder supremo que le acabó apartando de los órganos de poder cuando todos le situaban como el heredero natural de Jomeini.Caída en desgraciaLa caída en desgracia de Montazeri fue gradual. Jomeini, que le había calificado como “el fruto de mi vida” le fue marginando al tiempo que Montazeri pedía más transparencia y libertades en el régimen. A la muerte de Jomeini en 1989, la Asamblea de Expertos eligió a Ali Jameneí como líder supremo. Montazeri, que superaba a Jameneí en categoría religiosa, criticó la elección y puso en duda los conocimientos del elegido para llegar al cargo de ayatolá.

En 1997, Montazeri cuestionó los poderes del líder supremo iraní. La respuesta de Jameneí fue implacable. Su escuela religiosa en Qom fue atacada y posteriormente cerrada. Uno de los padres fundadores del República Islámica quedaba en arresto domiciliario durante los seis siguientes años. Tras levantarse el castigo apenas volvió a salir de casa.

El líder supremo emitió el domingo un mensaje de pésame a la familia de Montazeri en el que también hizo referencias a sus problemas en el pasado. “Este personaje dedicó gran parte de su vida a la revolución del Imam fallecido (Jomeini) en cuyos últimos tiempos de la vida surgió un difícil e importante examen que espero Dios se lo perdone ahora”, decía el comunicado de Jameneí.