Publicado: 02.01.2014 17:01 |Actualizado: 02.01.2014 17:01

Mueren al menos cuatro personas en un atentado en Beirut

El coche bomba estalló en las inmediaciones de una antigua televisión de Hizbulá, según los medios locales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Al menos cuatro personas murieron y otras 65 resultaron heridas hoy por la explosión de un coche bomba en el barrio de Haret Hareik, en el sur de Beirut, informó el ministro de Sanidad, Ali Hasan Jalil. Jalil pidió a todos los hospitales que reciban a las víctimas del atentado y a la población que acuda a los centros sanitarios a donar sangre, según la Agencia Nacional de Noticias (ANN).

La explosión se produjo hacia las 16.15 horas locales (15.15 hora española) y tuvo lugar cerca del restaurante "Jawad" en la calle Arid, según la ANN. Sin embargo, las cadenas de televisión sitúan el coche bomba en la antigua sede de la televisión Al Manar, portavoz del grupo chií libanés Hizbulá, que había sido destruida por Israel en la guerra de 2006.

Medios locales aumentan la cifra de víctimas mortales a siete y la de heridos a 60.

En el lugar de la explosión los equipos de Protección Civil, bomberos y ambulancias tratan de evacuar a las víctimas y de apagar los diferentes incendios provocados por el artefacto. Se han escuchado también disparos al aire para alejar a las personas que se acercan al lugar, con el objetivo de dejar trabajar a los equipos de salvamento y por temor a la presencia de otro coche bomba.

El estallido destruyó varios edificios y el vehículo que provocó la explosión quedó reducido a un amasijo de hierros.

El pasado 27 de diciembre otro coche bomba provocó en Beirut la muerte de siete personas, entre ellos el exministro libanés de Finanzas, Mohamed Chatar, y heridas a otras 65.

El ex primer ministro del país, Saad Hariri, y la coalición pro occidental de las Fuerzas del 14 de marzo acusaron a Hizbulá de estar detrás del atentado, aunque éste negó su implicación.

La seguridad se ha deteriorado en el Líbano desde el inicio de la crisis siria, en marzo de 2011, con un aumento de los enfrentamientos sectarios, los asesinatos y los secuestros.