Publicado: 21.09.2016 17:12 |Actualizado: 21.09.2016 17:34

La muerte de un hombre negro a manos de la Policía desata protestas
y disturbios en Charlotte

Keith Lamont Scott, un afroamericano de 43 años, fue abatido a tiros por los agentes. Los manifestantes han bloqueado una autovía y se han enfrentado con las fuerzas del orden.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Los agentes de policía con material antidisturbios bloquean una carretera durante las protestas después que la policía disparase a un hombre en el estacionamiento de un complejo de apartamentos en Charlotte.  REUTERS/Adam Rhew

Los agentes de policía con material antidisturbios bloquean una carretera durante las protestas después que la policía disparase a un hombre en el estacionamiento de un complejo de apartamentos en Charlotte. REUTERS/Adam Rhew

WASHINGTON.- La muerte de un ciudadano negro por disparos de la Policía este martes ha derivado en una serie de protestas en la ciudad de Charlotte, en Carolina del Norte, donde los manifestantes han bloqueado este miércoles por la mañana una autovía y se han enfrentado con los agentes de las fuerzas del orden.

Keith Lamont Scott, un afroamericano de 43 años, fue abatido a tiros el martes por la tarde por agentes de la Policía cuando bajó con un arma de su vehículo en un aparcamiento durante una operación para detener a otra persona.



Tras la muerte de Scott, decenas de personas salieron el martes a manifestarse para denunciar la actuación policial y se registraron enfrentamientos con los agentes de la Policía desplegados en el lugar en el que fue abatido a tiros.

Este miércoles por la mañana, los manifestantes han bloqueado la autovía Interestatal 85, donde han robado cajas de caminos y han provocado varios incendios antes de que la Policía empleara granadas de humo para intentar dispersarles, según ha informado la filial de la cadena ABC en Charlotte.

Durante los enfrentamientos, un grupo de manifestantes ha intentado irrumpir en una tienda de la cadena Walmart antes de que los agentes se desplegaran en la entrada del establecimiento para protegerlo.

Horas antes, el martes por la noche, los agentes antidisturbios lanzaron gases lacrimógenos contra los manifestantes, que les respondieron lanzando piedras y botellas de aguas, generándose enfrentamientos que llevaron a bloquear el tráfico. Un agente de Policía fue trasladado a un hospital por una pedrada en la cabeza.

La alcaldesa de Charlotte, Jennifer Roberts, ha hecho un llamamiento a la calma. "La comunidad merece respuestas y se realizará una investigación completa", ha afirmado la alcaldesa, en un mensaje en su cuenta de Twitter. "Yo también quiero respuestas", ha apostillado.

Scott murió abatido por los disparos realizados por el oficial de Policía Brentley Vinson, según ha informado la Policía de Charlotte-Mecklenburg. El incidente ocurrió cuando varios agentes estaban en un complejo de apartamentos buscando a un sospechoso para detenerle y vieron a Scott salir de su vehículo con un arma de fuego", según esta fuerza de seguridad.

Vinson disparó con su arma y abatió a Scott, quien, según la versión policial, "representaba una inminente amenaza mortal para los policías", según el comunicado de la Policía. Vinson se incorporó al cuerpo en julio de 2014, es negro y ha sido puesto en situación de baja administrativa.

Los agentes de policía con material antidisturbios bloquean una carretera durante las protestas después que la policía disparase fatalmente a un hombre en el estacionamiento de un complejo de apartamentos en Charlotte. REUTERS/Adam Rhew

Los agentes de policía con material antidisturbios bloquean una carretera durante las protestas después que la policía disparase fatalmente a un hombre en el estacionamiento de un complejo de apartamentos en Charlotte. REUTERS/Adam Rhew

La muerte de Scott llega en un momento de debate nacional sobre el uso de la fuerza letal por parte de la Policía, especialmente en contra de ciudadanos afroamericanos. La Policía no ha aclarado si Scott es el sospechoso que buscaban en el complejo de apartamentos. La cadena de televisión local WSOC-TV ha informado de que no era el hombre que buscaban.

Los investigadores han recuperado la pistola que tenía Scott cuando fue abatido y están entrevistando a testigoS de lo sucedido, según la Policía. Tanto los manifestantes como la familia de Scott niegan que estuviera armado cuando le mataron. Algunos familiares han asegurado a la prensa que Scott llevaba en realidad un libro y que estaba esperando a que su hijo saliera del colegio.

Shakeala Baker, que vive en un edificio de apartamentos próximo, ha señalado que vio a Scott en el mismo aparcamiento en tardes anteriores esperando a la llegada de su hijo. El martes, le vio ya tendido en el suelo mientras los médicos le atendían antes de su muerte.
"Es simplemente triste", ha afirmado Baker, de 31 años. "Me canso de ver otra persona negra tiroteada cada vez que enciendo la televisión aunque (los policías) temen por sus vidas. Si temen por sus vidas, ¿cómo van a protegernos?", ha explicado.

Unas 200 personas se reunieron el martes por la noche en una protesta pacífica en Tulsa, en Oklahoma, después de que la semana pasada un policía blanco matara a un hombre negro desarmado en un episodio que quedó grabado por las cámaras policiales.
Los abogados de la familia del fallecido, Terence Crutcher, niegan que representara una amenaza cuando fue abatido a tiros por la oficial de Policía Betty Shelby después de que su coche se averiara el viernes.