Público
Público

Dos muertos en un atentado frente a la embajada de EEUU en Ankara

La bomba de un atacante suicida estalla en una entrada lateral de la legación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Dos personas han muerto este viernes como consecuencia de una explosión que se ha registrado en una entrada lateral de la embajada de Estados Unidos en Ankara, la capital de Turquía.

El gobernador provincial, Alaaddin Yukselde, ha declarado que las primeras investigaciones apuntan a un atentado suicida. Aparte del supuesto terrorista, ha muerto un guardia de seguridad de la legación, según ha confirmado Francis J. Ricciardone, el embajador estadounidense.  Según las imágenes de la cadena NTV, la explosión provocó un boquete en un edificio aledaño a la embajada, en una calle lateral, donde se encuentra la sección consular.

La bomba detonó en una puerta habitualmente utilizada por empleados y visitantes hacia la una de la tarde en Turquía (doce del mediodía en la España peninsular).  Según el diario Hurriyet, el atacante estaba pasando por el control de seguridad cuando se produjo la explosión. La Policía ha tomado medidas de seguridad en previsión de un segundo atentado, según el rotativo turco. En el momento del ataque no funcionaban las cámaras de seguridad debido a un corte eléctrico, pero se desconoce si la embajada ha sido el único edificio que sufrió este problema.

En el momento de la explosión, las cámaras de seguridad de la embajada no funcionaban 

El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, ha hecho unas breves declaraciones en las que ha hecho un llamamiento para combatir a nivel global contra los 'elementos terroristas'. Por su parte, las autoridades estadounidenses han anunciado, por boca de Victoria Nuland, portavoz del Departamento de Estado, que están trabajando muy de cerca con la policía turca para comenzar una investigación. Asimismo, el Consulado de EEUU en Estambul ha pedido a los ciudadanos norteamericanos que no visiten las legaciones diplomáticas hasta nuevo aviso.

El atentado no ha sido reivindicado de momento, pero según ha declarado el ministro del Interior turco, Muammer Güler, el atacante pertenecería a un grupo de izquierdas ilegal. Güler no ha desvelado el nombre de dicho grupo aunque algunos medios turcos han apuntado a que se trata del Frente Revolucionario de Liberación Popular (DHKP/C).  El ataque de este viernes guarda similitudes con otro registrado en una comisaría del distrito de Sultangazi, en Estambul, el 11 de septiembre de 2012 y que acabó con la vida de un policía y del suicida. El autor de ese atentado fue entonces identificado como Ibrahim Çuhadar y también era miembro del DHKP/C.  

Turquía ha sido escenario, en los últimos años, de diversos atentados perpetrados por islamistas radicales, grupos de extrema izquierda y ultraderecha y separatistas del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), aunque estos últimos se han solido centrar en objetivos nacionales. Uno de los ataques más graves se produjo en noviembre de 2003, cuando varios coches bomba destrozaron dos sinagogas, matando a 30 personas e hiriendo a 146. Las autoridades dijeron que el atentado llevaba el sello de Al Qaeda. Parte de la sede de HSBC Bank fue destruido y el consulado británico fue dañado en dos explosiones que mataron a otras 32 personas más una semana después.