Publicado: 05.11.2014 13:01 |Actualizado: 05.11.2014 13:01

Dos muertos en Jerusalén en una nueva jornada de alta tensión

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Policía israelí ha matado a tiros a un hombre que había atropellado a 14 personas personas en Jerusalén Este. Los heridos fueron trasladados a los hospitales Hadasa Ein Karem y Shaarei Tsedek de la ciudad con lesiones de diversa consideración. Uno de ellos ha muerto, mientras tres permanecen en estado grave.

Los hechos ocurrieron pasado el mediodía cuando el conductor, identificado como Ibrahim al Akari, arremetió con su furgoneta contra tres agentes de la Policía de Fronteras. A continuación impactó con otros dos vehículos y después se bajó y comenzó a golpear a otros viandantes con un palo de hierro, según ha informado la Policía israelí. Los agentes armados no dudaron en abatirlo.

La Policía, que calificado el suceso de atentado, ha identificado a Al Akari como miembro de Hamás y hermano de un expreso liberado en 2011 en virtud del canje por el soldado Guilad Shalit. El conductor vivía en el campo de refugiados de Shuafat en la parte este de la ciudad, tenía 48 años y era padre de cinco hijos. El movimiento islamista le ha definido como "héroe" y "mártir". El pasado 22 de octubre un bebé israelí y una ciudadana ecuatoriana murieron en un hecho similar al de hoy, a unos cientos de metros.

Las tensiones en Jerusalén han aumentado en los últimos días tras la muerte a manos de la Policía de un palestino acusado de haber disparado a un activista de extrema derecha judío. Este mismo miércoles, la Policía ha vuelto a cerrar la Explanada de la Mezquitas tras los enfrentamientos que se registraron a primera hora entre sus agentes y manifestantes palestinos.

Agentes de la policía irrumpieron en la explanada, uno de los lugares más sagrados para el islam y donde donde se levanta la mezquita de Al Aqsa y el Domo de la Roca, y repelieron a los manifestantes, que se encerraron en el primero de los santuarios. Los choques dejaron al menos 20 heridos. Antes, decenas de judíos se habían congregado en el exterior de lo que ellos denominan el Monte del Templo.

La Explanada de las Mezquitas es el epicentro de los choques incesantes de los últimos meses

La explanada es el epicentro de la lucha que israelíes y palestinos libran por Jerusalén, donde en los últimos meses vienen registrándose incesantes enfrentamientos. La actual espiral de violencia se desató en junio tras la muerte de tres adolescentes judíos en el distrito cisjordano de Hebrón y la posterior venganza de extremistas israelíes que asesinaron a un adolescente palestino al que quemaron vivo. La sangrienta ofensiva contra Gaza del pasado verano, sucesivas decisiones israelíes de construir en barrios ocupados de Jerusalén este y varias demoliciones de casas así como una dialéctica instigadora por parte de políticos de ambos bandos han elevado la tensión a su máximo nivel en años.

Los llamados Fieles del templo, grupo nacionalista judío, habían convocado en la explanada una oración por su dirigente, el rabino y activista ultra Yehuda Glick, que aún se encuentra en estado grave tras el ataque de la semana pasada. Los concentrados tienen la intención de entrar a la explanada con caretas de Glick.

Los organismos israelíes de seguridad y expertos académicos tratan de analizar si los sucesos de estas últimas semanas suponen el comienzo de una tercera intifada, después de las que tuvieron lugar entre 1987 y 1993, y la de 2000 a 2005. La situación en la zona está pendiente también de que los palestinos presenten a la ONU una resolución en la que aspiran a que el Consejo de Seguridad ordene la evacuación de los territorios ocupados por Israel en el plazo de tres años.