Público
Público

La mujer afgana condenada tras ser violada pedirá clemencia a Karzai

La abogada de Gulnaz ha presentado una petición con más de 5.000 firmas para conseguir el perdón de la presidencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Una mujer afgana, encarcelada hace dos años y condenada a doce años entre rejas por adulterio después de ser violada por el marido de su prima, busca ahora el perdón de Hamid Karzai, y espera que su caso siente un precedente legal para otras mujeres en una posición similar.

Las leyes afganas consideran la violación como un adulterio, al tratarse de sexo con un hombre casado. 

Gulnaz, de 21 años, quedó embarazada después ser violada en 2009 y su bebé nació entre barrotes. Cuando su embarazo desveló el crimen, fue ella, junto a su atacante, declarada culpable y encarcelada por el crimen de adulterio forzado. Gulnaz fue inicialmente condenada a dos años de cárcel, al revisar la sentencia se la condenó a doce y gracias a una apelación la pena se vio recortada a tres. El atacante también fue condenado a doce y su pena fue reducida posteriormente a siete.

El caso de Gulnaz ha llamado la atención internacional debido a los desafíos a los que todavía se enfrentan las mujeres afganas, diez años después del derrocamiento del régimen talibán que expulsó a las mujeres de todo tipo de trabajo y educación.

Activistas por los derechos humanos han condenado la sentencia, así como la decisión de que Gulnaz pueda ser libre si se casa con su atacante, lo cual ella ha aceptado. El agresor está todavía casado con su prima, pero bajo la ley afgana puede tomar una segunda esposa.

Su abogada, Kimberley Motley, está desarrollando una campaña encaminada a conseguir que la presidencia intervenga. 'Una vez que el presidente Karzai decida garantizar la clemencia hacia ella, de lo cual estoy bastante confiada, este caso sentará un precedente y será un apoyo a la ley de Eliminación de Violencia contra las Mujeres y a las mujeres afganas'. La citada ley se aprobó hace dos años, pero Naciones Unidas ya ha alertado de que aún queda un 'largo camino que recorrer' a la hora de implementarla, y sólo un pequeño número de casos han sido procesados bajo la ley.

Las mujeres víctimas de violaciones y abusos pueden ser culpadas de 'crímenes morales' y, como Gulnaz, enfrentarse a duras sentencias. Algunos de estas ofensas no están técnicamente recogidas en la ley afgana, pero las leyes pueden ser interpretadas por algunos jueces de manera que puedan cubrir estas sentencias, advirtió Motley. 'Tengo la esperanza de que se pueda usar este caso como un ejemplo para discutir otros juicios', ha comentado la abogada.

Motley entregó una petición con cerca de 5.000 firmas, recolectadas en menos de una semana, al Palacio Presidencial de Kabul el pasado domingo, en la que pedía la inmediata liberación de Gulnaz. 'El mundo está mirando y todas las personas decentes estarían disgustadas por esta y otras graves injusticias, cuando las víctima sean castigadas en vez de los delincuentas sólo porque son mujeres', escribió una de las firmantes de la petición.