Publicado: 31.07.2016 15:11 |Actualizado: 31.07.2016 15:14

Una mujer gana por primera vez
las elecciones en Tokio

Yuriko Koike se impuso de forma aplastante a los otros 20 candidatos a gobernador y ya es conocida como la 'Hillary Clinton' japonesa

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 2
Comentarios:
La primera mujer en ganar las elecciones a gobernador de Tokio, Yuriko Koike, celebra su victoria. REUTERS

La primera mujer en ganar las elecciones a gobernador de Tokio, Yuriko Koike, celebra su victoria. REUTERS

TOKIO.- La veterana política japonesa Yuriko Koike, de 64 años, ganó hoy de manera aplastante las elecciones para el cargo de gobernador de Tokio, según los sondeos, con lo que se convertiría en la primera mujer en hacerse con el cargo.

Koike, que se presentó como independiente, se habría impuesto con casi un 50% de los votos a los otros 20 candidatos, según las encuestas a pie de urna difundidas por la cadena pública NHK sobre los comicios del considerado el segundo cargo político más importante del país.



Entre sus rivales se encontraban el exministro de Interior nipón Hiroya Masuda (64 años), respaldado por el gobernante Partido Liberal Demócrata (PLD), y el periodista televisivo Shuntaro Torigoe (76), apoyado por los principales partidos de la oposición.

Koike era hasta ahora diputada del Partido Liberal Demócrata en el Parlamento nacional y fue ministra de Defensa y Medio Ambiente en anteriores Gobiernos

Koike, que era hasta ahora diputada del PLD en el Parlamento nacional y fue ministra de Defensa y Medio Ambiente en anteriores gobiernos, era la favorita y había basado su campaña en presentarse como una política con experiencia pero desvinculada de los grandes partidos.

"Podía haber pedido el voto como mujer, pero la gente que me ha votado lo que busca es una nueva forma de gobernar Tokio por encima de los partidos. Me presenté con el objetivo de mejorar la vida de todos los ciudadanos: hombres, mujeres, mayores, niños, discapacitados", aseguró Koike al publicarse los sondeos con su aplastante victoria.

De las 47 prefecturas de Japón en solo siete hay mujeres que ocupen el cargo de gobernadoras, mientras que en el Paramento nipón la representación femenina es de poco más del 10%.

La nueva gobernadora basó su campaña en presentarse como una política con experiencia pero desvinculada de los grandes partidos. No pidió el voto 'como mujer'

El cargo de gobernador de Tokio es considerado el segundo más importante del país, por detrás del de primer ministro, ya que el PIB del distrito capitalino de Japón sitúa a la región entre las doce mayores economías del mundo.

La nueva gobernadora de Tokio, una ciudad con una población de más 13 millones de habitantes, será la encargada de recoger en el testigo tras los Juegos de Río y liderar la preparación de la metrópoli para Tokio 2020. La organización del evento en la capital nipona se ha visto salpicada por varios escándalos, como los relacionados con el estadio olímpico, que fue desechado por su sobre coste, o del logotipo de los Juegos, que se retiró tras acusaciones de plagio.

"Quiero revisar cuanto costarán los Juegos Olímpicos a Tokio. Quiero que todo lo relacionado con el presupuesto sea más transparente para los tokiotas. Ese será el primer paso", apuntó hoy la expresentadora de televisión.

Estos comicios se celebraron después de que el pasado junio dimitiera como gobernador tras dos años en el cargo el controvertido Yoichi Masuzoe por un escándalo de gasto indebido de fondos públicos.

La 'Hillary Clinton' japonesa

Conocida como "la Hillary Clinton japonesa", Yuriko Koike es una veterana de la política japonesa que se ha convertido en la primera mujer gobernadora de Tokio con la misión de preparar la capital nipona para los Juegos Olímpicos de 2020.

En el Paramento nipón la representación femenina es de poco más del 10%

Koike, de 64 años, hizo hoy historia al ganar de manera aplastante las elecciones al gobierno de la capital nipona, un puesto que nunca ha ocupado una mujer y que está considerado el segundo de mayor relevancia del país tras el de primer ministro.

La nueva gobernadora, que fue presentadora de televisión y traductora de árabe antes de lanzarse a la política, se presentó como independiente a pesar de ser miembro del gobernante Partido Liberal Demócrata (PLD) y basó toda su campaña en aparecer como alternativa a los grandes partidos políticos.

Ecologista, nacionalista y liberal en lo económico, Koike ha sido ministra en dos ocasiones.
Desde 2003 a 2006 estuvo al cargo de la cartera de Medio Ambiente durante el Gobierno de Junichiro Koizumi, su mentor y gran apoyo político.

Fue también la primera ministra de Defensa, pero sólo durante 54 días

En 2007, durante el breve primer gobierno del actual primer ministro, Shinzo Abe, consiguió el hito de ser nombrada la primera mujer al frente del Ministerio de Defensa, aunque dimitió 54 días más tarde. Un año después, se presentó al liderazgo del PLD y se convirtió también en la primera mujer en hacerlo. Su perseverancia en la política y el hecho de ser una mujer fuerte le ha valido el apelativo de "la Hillary Clinton japonesa", una figura a la que a ella le gusta compararse.

Una familia observa los posters de los candidatos a gobernador de Tokio antes de ir a votar. EFE

Una familia observa los posters de los candidatos a gobernador de Tokio antes de ir a votar. EFE

"Con el fin de romper el estancamiento que afronta la sociedad japonesa, creo que el país podría tener también una candidata. Hillary utiliza la palabra 'techo de cristal' ... pero en Japón, no es de cristal, es una placa de acero", explicó al presentar su candidatura en relación a la insignificante representación de mujeres en la política nipona.

A pesar de ser hasta ahora senadora del conservador PLD decidió presentarse sin el apoyo de su poderoso partido que fue para su rival y también exministro Hiroya Masuda. "Los partidos y las organizaciones no son los que van a decidir quien será el próximo gobernador", aseguró en repetidas ocasiones durante la campaña.

"Clinton habla de techo de cristal. En Japón no es de cristal; es de acero", lamenta

Keiko, que vivió y realizó estudios árabes en Egipto en la década de los 70, ha realizado una intensa campaña en la que ha recorrido barrio a barrio de la capital nipona ataviada con una banda verde atada a la frente.

Un corto matrimonio a la edad de 21 años durante su estancia en El Cairo es de los pocos datos que han transcendido de la vida privada de esta mujer, cuya afición por el mundo árabe le llegó de su padre, un rico comerciante de petróleo.

Está por ver si Keiko cumplirá su mandato de cuatro años. Con ella, Tokio habrá tenido cuatro gobernadores desde 2011 y sus dos predecesores dimitieron por sendos casos de corrupción.