Público
Público

La mujer juzgada por llevar pantalones no podrá salir de Sudán

Además de cuarenta latigazos y una multa, las autoridades de su país le han prohibido viajar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La periodista sudanesa que se enfrenta a 40 latigazos por llevar pantalones no podrá salir de su país. Las autoridades de Sudán le han comunicado que a partir de ahora tiene prohibido viajar, otro castigo más por llevar prendas de ropa 'indecentes'.

Husein se enteró de la prohibición anoche, cuando se encontraba en el aeropuerto para coger un vuelo con destino a Líbano, donde iba invitada a un programa televisivo de Middle East Broadcasting Channel (MBC).

Según la periodista, varios efectivos de seguridad del aeropuerto le quitaron el pasaporte y le informaron de que está incluida en una lista de individuos a los que no se les permite salir de Sudán. A pesar de su insistencia por conocer el motivo, no le dieron más explicaciones y rechazaron la petición que hizo para que le notificasen la prohibición por escrito.

Lubna Ahmed Husein fue detenida el pasado mes de julio, junto a otras doce mujeres, por llevar pantalones, algo que la ley musulmana castiga con cuarenta latigazos. Algunas de las mujeres ya se han declarado culpables, pero Husein decidió en su momento pedir ayuda a los medios de comunicación para acabar con este tipo de injusticias. La sudanesa llegó incluso a posar para que la hiciesen fotos vestida con pantalones y desafiar así a las autoridades de su país. Ahora, lo tendrá mucho más difícil a la hora de pedir ayuda.

La semana pasada, el tribunal sudanés aplazó su caso hasta el próximo 7 de septiembre para consultar al Ministerio de Asutnos Exteriores si goza de inmunidad ya que, en el momento de su detención, Husein trabajaba en el gabinete de prensa de la Misión de Naciones Unidas en Sudán.

Sin embargo, Husein dejó el puesto antes del juicio para renunciar así a su inmunidad, y seguir adelante con el caso para demostrar su inocencia. Además, ha retado al as autoridades a fustigarla, un castigo que lo considera degradante para las mujeres.