Publicado: 06.04.2015 19:43 |Actualizado: 06.04.2015 23:30

El mulá Omar regresa
de entre los muertos

Los talibanes publican una biografía de su líder para confirmar que sigue con vida. Fue visto por última vez en 2001, cuando huyó en moto de los primeros ataques de EEUU en Afganistán

Publicidad
Media: 2.50
Votos: 4
Comentarios:
Fotografía sin fecha del mulá Omar. Una de las pocas imágenes difundidas sobre el jefe de los talibanes.

Fotografía sin fecha del mulá Omar. Una de las pocas imágenes difundidas sobre el jefe de los talibanes.

Desde que huyera montado en su motocicleta nadie le ha vuelto a ver. Corría el 2001, año en el que el mulá Omar, considerado el líder de los talibanes, desapareció de la escena pública durante la invasión de EEUU de Afganistán y el inicio de la guerra contra el terror lanzada por George W. Bush tras el 11-S.

Este lunes, los talibanes han difundido la primera biografía oficial de su líder para, según los expertos, acallar los incesantes rumores sobre la muerte del jefe muyahidin. La llamada Comisión Cultural se ha esforzado en dar detalles a la largo de 11 páginas de la vida y rutina del mulá Omar. "Aún es nuestro líder", aseguran. Las últimas noticias hablaban de que en enero de 2011 fue supuestamente tratado de una crisis cardíaca en Karachi. Meses después, los talibanes negaron su muerte en una operación de la ISAF.

El texto, además, sirve para conmemorar el 19º aniversario de la reunión celebrada el 4 de abril de 1996 en la provincia afgana de Kandahar. Los talibanes juraron lealtad a su jefe y le nombraron Amir-ul Momineen o Príncipe de los Creyentes, que le convirtió en el dirigente de la yihad y emir de Afganistán, país que gobernó desde 1996 hasta 2001 cuando fue derrocado por EEUU.

La biografía relata que el mulá Omar destruyó cuatro tanques soviéticos con solo cuatro disparos de un lanzagranadas

La biografía confirma muchos de los datos que ya se conocían de Mohammad Omar: su nacimiento en 1960 en la localidad de Chah-i-Himmat, en Kandahar, en una familia muy respetada porque su padre era "un erudito y una figura social"; su educación en madrasas (escuelas coránicas); y su participación en la guerra contra la ocupación soviética, en la que resultó herido cuatro veces y perdió el ojo derecho.

El mulá Omar aparece reflejado como un soldado "valiente", "eficiente en las tácticas militares" con predilección por el lanzacohetes RPG-7, que participó "personal y directamente en muchas victorias contra los invasores rusos" a partir de 1979, año en el que abandonó sus estudios para unirse a la lucha muyahidín. La Comisión Cultural relata sus batallas, entre las que ha destacado una en la que, junto a otro líder talibán identificado como el mulá Biradar Ajund, destruyó cuatro tanques soviéticos con solo cuatro disparos de un lanzagranadas.



"El sufrimiento y la opresión" de la gente a manos de los señores de la guerra que poblaban el país asiático tras la expulsión de los soviéticos llevaron al mulá Omar a fundar los talibanes en 1994 para "liberar el país" y "luchar contra la corrupción y la anarquía".

A lo largo de una década, comandó a la oposición armada "contra los invasores rusos y sus marionetas comunistas en Afganistán", en una época que, aunque la biografía no lo menciona, contó con la ayuda material de EEUU. El texto se vuelve más general en los años de la ofensiva estadounidense hasta llegar a nuestros días, en los que ─asegura─ el mulá Omar continúa supervisando el Consejo Talibán, sus comisiones y las operaciones militares en todo el territorio afgano.

Mohammad Omar fundó
los talibanes en 1994 para "luchar contra la corrupción
y la anarquía" 

La biografía señala que el líder tiene "una personalidad carismática y única", no ha acumulado riqueza, no lleva una vida de lujo ni tiene cuentas bancarias en el extranjero. El documento también eleva el estatus social del mulá Omar, considerado hasta ahora un sacerdote poco instruido y sin pedigrí tribal por expertos como el paquistaní Ahmed Rashid en su libro Los Talibán.

La amenaza del Estado Islámico

Los talibanes han difundido varios comunicados atribuidos al mulá Omar durante todos estos años desde las montañas afganas, pero tantos años sin una grabación de audio o de vídeo han alimentado las especulaciones sobre su posible muerte. La Casa Blanca ofreció hasta diez millones de dólares por su cabeza.

"Últimamente ha habido muchos rumores sobre él. Algunos dicen que está muerto", explica a Europa Press Sayed Muhamad Akbar Agha, un ex combatiente talibán que escribió su propia biografía para contar su experiencia en las filas del grupo armado. "Creo que los talibán creen que es importante publicar esta biografía para asegurar que está vivo y presente" en la toma de decisiones que conciernen al grupo armado, indica Agha en una conversación telefónica.

Uno de los objetivos de
la biografía podría ser reivindicar al mulá Omar
no solo como jefe talibán, sino como "califa" de
todos los muyahidines 

Otros expertos apuntan a que el objetivo de esta biografía podría ser reivindicar al mulá Omar no solo como jefe talibán, sino como "califa" de todos los muyahidines, en un momento en el que el Estado Islámico amenaza con adueñarse del liderazgo yihadista. "Los talibanes tienen un importante problema de liderazgo en un momento político delicado", ha señalado Graeme Smith, analista de International Crisis Group. "Otro califa se ha dado a conocer al mundo y los talibán han permanecido callados", recuerda.

La intención sería dar a conocer al "califa" afgano, del que hasta ahora apenas se tenía información por el hermetismo que siempre ha rodeado a su figura, a diferencia del difunto líder de Al Qaeda Osama bin Laden. "Nunca ha estado activamente implicado en ninguna de las campañas de propaganda de los talibán. No se ha publicitado. Jamás ha usado Internet", ha recordado Rahimulá Yusufzai, un periodista paquistaní que entrevistó a Bin Laden.

Para el analista político Matiullah Kharotai la biografía es una forma de tratar de asegurar a los afganos que el mulá Omar lidera a los talibanes ante las posibles negociaciones de paz con el Gobierno. "Es una forma de unir el movimiento, que está al borde del colapso ante la desconfianza entre los distintos comandantes. No han tenido información de Omar durante una década", dice Kharotai a la agencia Efe.