Publicado: 10.12.2013 08:44 |Actualizado: 10.12.2013 08:44

El mundo da el último adiós a Mandela

El funeral arranca a las 11 de la mañana en el estadio Soccer City de Johannesburgo. Miles de sudafricanos cantan y bailan bajo la lluvia para honrar la memoria de Madiba, en un homenaje al que asisten los líderes de un centenar de pa&iac

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

 

Un estadio con capacidad para más de 90.000 personas inundado de bailes y cánticos. Cerca de un centenar de líderes mundiales y la atención de todos los medios de comunicación del planeta. Así es el funeral del expresidente sudafricano Nelson Mandela, cuyo último homenaje comienza a las 10 de la mañana de este martes en Johannesburgo  y se prolongará durante cuatro horas, en las que no faltarán la música o las palabras de un centenar de líderes mundiales.

Desde el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, al dirigente cubano Raúl Castro, pasando por la presidenta brasileña Dilma Rousseff o el jefe del Ejecutivo español Mariano Rajoy -junto al príncipe de Asturias-, dirigentes de países de los cinco continentes homenajean a Nelson Mandela, en una cita para honrar la memoria del expresidente y recordar su capacidad para acercar a los enemigos superando divisiones políticas y raciales.

Obama y Castro, cuyos países mantienen una rivalidad ideológica que se ha prolongado desde hace más de 50 años, están entre los oradores designados en el acto, que se realizará en el mismo estadio de fútbol de Johannesburgo en el que Mandela fue recibido hace 23 años por sus partidarios tras salir de prisión.

La asistente de Mandela: "Lo que él hizo en vida, eso es lo que está haciendo en su muerte, está uniendo a gente de todas las condiciones"

El funeral de Mandela, que coincidirá con el Día de los Derechos Humanos, se realizará en el estadio Soccer City -con capacidad para entre 80.000 y 95.000 personas- y será el acto central de una semana de duelo en honor del estadista admirado a nivel mundial, quien falleció el jueves a los 95 años después de una larga convalecencia.

Aunque el acto empezará a las 11.00 hora local (10.00 en nuestro país), las puertas del estadio se abrieron a las 06.30 hora local (04.30 GMT), para permitir el paso a miles de ciudadanos que ya hacían cola desde una hora y media antes desafiando a la lluvia y cantando "Bula, bula, bula!" ("Abrid, abrid, abrid!"). 

Miles de sudafricanos se sumarán a las decenas de líderes de todo el mundo que honrarán a un hombre cuya vida en prisión y lucha política lo convirtieron en un símbolo global de integridad y reconciliación. El hecho de que entre los líderes visitantes figuren algunos de países aún en una situación antagónica, como Cuba y Estados Unidos, agrega algo de chispa y relevancia al homenaje, que se realizará en el estadio que albergó la final del Mundial de fútbol del 2010.

El presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, y el exprimer ministro británico Tony Blair también asistirán. Blair ha dicho que Mugabe es un dictador que debería ser derrocado. Mugabe ha llamado a Blair imperialista y una vez le dijo "vete al infierno".

Tales antagonismos serán silenciados el martes, cuando se recuerde la vida de quien puso su fe en la reconciliación en práctica para unir con éxito a una nación multiracial.

"Lo que él hizo en vida, eso es lo que está haciendo en su muerte, está uniendo a gente de todas las condiciones, de diferentes opiniones, creencias políticas, religiones", dijo Zelda la Grange, la ex asistente personal de Mandela.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, también hablará, y describirá a Mandela como una luz de justicia, igualdad y derechos humanos a la que hay que seguir para crear un mundo mejor.

"La gente de Sudáfrica y de todo el mundo ha perdido a un héroe. Su legado es profundo, inmortal y continuará guiando el trabajo de Naciones Unidas", dijo el lunes Ban en un tributo en el Centro a la Memoria de Nelson Mandela en Johannesburgo.

Las autoridades sudafricanas habían dicho inicialmente que el presidente iraní, Hasan Rohani, asistiría, planteando la posibilidad de una primera reunión cara a cara con Obama. Pero el nombre de Rohani no estaba en la lista oficial de participantes. Sí se esperan las palabras de algunos nietos de Mandela, y la presencia de varias figuras públicas como la presentadora y magnate de los medios de comunicación estadounidense Oprah Winfrey, los cantantes Peter Gabriel y Bono, la supermodelo Naomi Campbell y el empresario Richard Branson, entre otros.

Si bien el acto del martes reflejará la relevancia mundial de Mandela, los sudafricanos de a pie también llenarán el estadio para saludar a su amado "Tata Madiba". Madiba es el nombre del clan de Mandela y "Tata" es la palabra Xhosa para padre. Enormes pantallas en otros tres estadios en Johannesburgo, la ciudad más grande de Sudáfrica, y un centro comercial, retransmitirán el funeral a cientos de miles de personas, que han entrado de manera gratuita en el estadio, del que también estarán pendientes varios miles de personas en todo el país.

Una enorme operación de seguridad se desplegará para la ocasión, para la que se ha prohibido que los vehículos particulares se acerquen al estadio Soccer City y se ha pedido a los ciudadanos que viajen al recinto en transporte público. Según los medios locales, cerca de 1.500 periodistas se han acreditado para cubrir el funeral de Madiba.

Los actos de despedida de Mandela continuarán del miércoles al viernes en Pretoria, por cuyas calles desfilará el féretro del expresidente durante esos días. También en la capital, en la sede del Gobierno y en esas mismas jornadas, estará instalada la capilla ardiente.

El funeral de Estado tendrá lugar el próximo domingo en la localidad de Qunu, en el sureste de Sudáfrica, donde creció Mandela y había pedido ser enterrado.

El Gobierno de Sudáfrica recomendó ayer a los jefes de Estado o de Gobierno que están en el país para homenajear a Mandela que no acudan al entierro en la pequeña aldea de Mandela, debido a la falta de infraestructura.