Público
Público

"Todo el mundo perderá el control si el barril de Oriente medio explota"

Al Asad advierte de un aumento del "caos y el extremismo" si se ataca a Siria. Francia divulga un informe con el que culpa a Damasco del ataque químico

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente sirio, Bashar al Asad, afirmó que el 'caos y el extremismo' se apoderarían de Oriente Medio en el caso de que la comunidad internacional decidiera atacar a su país, al tiempo que negó haber hecho uso de armas químicas contra los rebeldes.

En una entrevista que hoy adelanta la web del diario Le Figaro, Al Asad aseguró que Oriente Medio es 'un barril de pólvora' y que 'el fuego se aproxima', por lo que alertó de la existencia de 'un riesgo de guerra regional'. 'No hay que hablar solo de la respuesta siria, también de lo que podría producirse tras el primer ataque. Nadie puede saber que pasaría. Todo el mundo perderá el control de la situación cuando el barril de pólvora explote. El caos y extremismo se extenderán', indicó el presidente sirio al enviado especial del diario a Damasco.

Al Asad desafió a los presidentes de Estados Unidos, Barack Obama, y Francia, François Hollande, a que muestren 'una sola prueba' del ataque de su ejército con armas químicas. 'No estoy diciendo que el ejército sirio posea o no esas armas. Supongamos que el ejército sirio quisiera utilizar armas de destrucción masiva, ¿lo podría hacer en una zona en la ella misma se encuentra, donde soldados han sido heridos por esas armas, como han constatado los inspectores de la ONU al visitarlos en los hospitales donde estaban siendo tratados?', se preguntó el líder sirio.

En el caso concreto de Francia, Al Asad aseguró que el pueblo galo 'no es enemigo de Siria', pero 'la política de su Estado es hostil al pueblo sirio'. Asimismo amenazó con 'repercusiones negativas' sobre los 'intereses franceses' en caso de ataque. Al tiempo, aseguró que 'cualquiera que contribuya al refuerzo financiero y militar de los terroristas es el enemigo del pueblo sirio'.

Por su parte, el primer ministro galo, Jean-Marc Ayrault, ha presentado este lunes un informe de los servicios secretos que sostiene que el ataque con armas químicas del pasado 21 de agosto en Damasco fue perpetrado por las fuerzas del régimen. El documento recoge que el ataque provocó 'al menos' 281 muertes, la mayoría de civiles.

Las imágenes recogidas en el informe, desclasificado este lunes, muestran que las zonas afectadas por el ataque químico estaban bajo control de los insurgentes y muy cerca de zonas bajo control de las fuerzas leales a Al Assad. El documento destaca que los insurgentes no cuentan con los medios necesarios para perpetrar este tipo de ataque 'masivo y coordinado' que utiliza cohetes 'de fabricación industrial'. Además, sostiene que el régimen intentó 'borrar las huellas medioambientales' del ataque bombardeando intensivamente la zona, según fuentes gubernamentales citadas por Le Figaro.

El documento recuerda la 'solidez' del programa sirio de armas químicas y denuncia tres casos 'verificados' de uso de armas químicas en los últimos meses por parte del régimen de Al Asad. Sin embargo, en los anteriores ataques se utilizaron 'pequeñas ojivas químicas' y su objetivo era 'aterrorizar' a sectores de la población. En cambio, el ataque del 21 de agosto fue 'masivo', con un 'objetivo táctico de recuperar terreno'.

Asimismo, el Gobierno francés ha divulgado seis breves vídeos que asegura fueron realizados el mismo día 21 por aficionados. Según informa el ministerio francés de Defensa en su  web, donde pueden verse las imágenes de decenas de muertos y algunos heridos supervivientes, muchos de ellos de corta edad, estas cintas son algunas de las muchas analizadas por sus expertos.

Los seis vídeos, de muy corta duración, forman parte de las pruebas que el Gobierno francés entiende aportar para probar que el régimen sirio utilizó contra su población armamento químico, por lo que debe ser castigado militarmente por una coalición internacional. Los expertos estiman 'muy poco probable' la posibilidad de una puesta en escena o manipulación de las imágenes por parte de la oposición, explicó el Gobierno francés. Esta constatación, junto con la multiplicidad de fuentes audiovisuales y de testimonios 'excluyen toda posibilidad de falsificación', precisó.

Hasta hoy, los vídeos, recogidos por diferentes servicios secretos y sanitarios franceses, estaban clasificados como 'secreto de defensa'. Fueron divulgados poco después de que Ayrault corroborase la decisión de Francia de 'sancionar' -en el seno de una coalición internacional, de manera 'firme y proporcionada'- al régimen sirio, por haber utilizado armamento químico contra su población.

El Parlamento francés se reunirá este miércoles con carácter extraordinario para examinar la eventual participación francesa en una coalición militar internacional, pero no está previsto que diputados y senadores franceses concluyan su encuentro con una votación. Medida que reclama la oposición conservadora cada vez con más fuerza, aunque la Constitución francesa permite que el presidente decida en solitario la oportunidad o no de lanzar un ataque militar. Ayrault recordó al respecto que si bien no habrá votación, la cuestión del ataque en Siria solo se planteará cuando haya una coalición internacional y entonces será el presidente, François Hollande, quien decida si busca o no un respaldo parlamentario.