Público
Público

Mursi busca respaldo económico en Alemania con un ojo puesto en la violencia de Egipto

El presidente egipcio se reúne con Merkel para lograr un apoyo financiero que saque al país de la crisis económica al tiempo que busca soluciones a la crisis política con una posible reunión con la oposición.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La canciller alemana, Angela Merkel, recibe este miércoles al presidente egipcio, Mohamed Mursi, para tratar asuntos relativos a la financiación del país, necesitado de ayuda financiera ante la grave situación económica en la que está sumido después de dos años del derrocamiento del régimen de Hosni Mubarak.

Sin embargo, a la crisis económica hay que añadir la fuerte crisis política que ha dejado más de 50 muertos en apenas una semana, resultado de graves enfrentamientos y disturbios en las calles de El Cairo o Alejandría, pero sobre todo en las ciudades del canal de Suez (Port Said, Ismailía y Suez), en las que el Ejecutivo ha decretado el estado de emergencia y ha fijado un toque de queda que la madrugada del lunes al martes fue quebrantado por masivas protestas en las que se quemaron comisarías y se registraron dos muertos.

La situación del país es extremadamente crítica e inestable. Tanto es así que el martes, el ministro de Defensa advirtió del peligro de un posible 'colapso del Estado', derivado de las violentas protestas de los últimos días y de la confrontación social, que lejos de aminar, repunta con cada nueva decisión del Gobierno.

El presidente ha suspendido un viaje a Francia y ha reducido la visita a Alemania

El Gobierno egipcio también tiene previsto reunirse este miércoles para estudiar los disturbios en el país, que han disminuido en las últimas horas en el centro de El Cairo, según la agencia de noticias estatal Mena. Tras algunos choques esporádicos durante la noche, la calma reinaba esta mañana en el corazón de la capital, donde el tráfico se ha restablecido.

A pesar de esta calma tensa, la coyuntura ha obligado al presidente a suspender un viaje a Francia previsto para este jueves en el que se entrevistaría con el presidente galo, François Hollande. Del mismo modo, su estancia en Alemania, fijada en varios días, ha sido recortada a unas pocas horas en las que además de departir con Merkel, se reunirá con empresarios germanos en busca de inversiones en su país.

Las opciones de Mursi para que la violencia no se apodere de las calles y poder trazar con Europa un plan de desarrollo y crecimiento, pasa por un diálogo con la oposición, algo a lo que ya apeló el pasado domingo el propio presidente en un discurso televisado, pero que la oposición se negó a mantener.

Sin embargo, este miércoles uno de los líderes opositores y premio Nobel de la Paz, Mohamed el Baradei, pedía retomar esta vía a través de su cuenta personal de Twitter. 'Necesitamos urgentemente una reunión entre el presidente, los ministros de Defensa y del Interior, el partido gobernante, la corriente salafista y el Frente de Salvación Nacional (FSN) para dar pasos urgentes a fin de detener la violencia y comenzar un diálogo serio', dijo El Baradei.

'Con Mursi siempre hay democracia en el diálogo y dictadura en las decisiones' La oposición, agrupada en el Frente de Salvación Nacional (FSN) quiere acabar con los episodios de caos y muertes en los disturbios, pero sobre todo fija sus objetivos en la constitución de 'un Gobierno de salvación nacional y un comité para reformar la Constitución a la cabeza', según El Baradei. Algo que para otros grupos opositores es misión imposible, ya que 'con Mursi siempre hay democracia en el diálogo y dictadura en las decisiones', afirma el portavoz del Partido de la Conferencia, Ahmad Salah. 'Este es el problema principal, porque cuando nos sentamos a hablar con el presidente siempre se discute una cosa y luego hace la contraria', explica Salah, por lo que -en su opinión- un diálogo podría acabar con los disturbios, pero no con el problema de fondo que ha desatado esta espiral destructiva.

DISPLAY CONNECTORS, SL.