Público
Público

myanmar Grupos parapoliciales incendian pueblos enteros de rohinyás en su campaña de limpieza étnica en Myanmar

La ONG Amnistía Internacional denuncia que más de 80 lugares han sido incendiados. Los testimonios demuestran que los ataques fueron planeados, deliberados y sistemáticos aunque las autoridades niegan ser los responsables.

Publicidad
Media: 4
Votos: 6
Comentarios:

Imagen satétile de los incendios en Maungdaw, ciudad del estado de Rakhine, Myanmar. / Amnistía Internacional

Las fuerzas de seguridad de Myanmar y los grupos parapoliciales están quemando pueblos rohinyás enteros y disparando indiscriminadamente a la gente que intenta huir, según denuncia Amnistía Internacional. La ONG asegura que estos nuevos indicios sobre los hechos que azotan el norte del estado de Rakhine, se trata de una campaña orquestada.

Un análisis de datos, llevado a cabo por la organización, sobre detección de incendios activos, imágenes por satélite y sobre el terreno, así como entrevistas a testigos, corrobora que estos incendios sistemáticos contra pueblos rohinyás durante casi tres semanas se tratan de una campaña contra esta sociedad.

“Los datos son irrefutables: las fuerzas de seguridad de Myanmar están prendiendo fuego al norte del estado de Rakhine en una campaña dirigida a expulsar a los rohinyás de Myanmar. No se equivoquen: es una limpieza étnica”, ha manifestado Tirana Hassan, directora de Respuesta a las Crisis de Amnistía Internacional.

“Se observa aquí un patrón claro y sistemático de abusos. Las fuerzas de seguridad rodean un pueblo, disparan a la gente que huye presa del pánico, y luego incendian las casas hasta los cimientos. En términos legales, se trata de crímenes de lesa humanidad: ataques sistemáticos y expulsión forzada de civiles", añadió Hassan. 

Incendios a gran escala con un objetivo específico

Las zona rohinyás están quemadas hasta los cimientos, pero las zonas no rohinyás parecen intactas

Desde el 25 de agosto, se han decretado al menos 80 incendios en gran escala en zonas habitadas en el norte del estado de Rakhine. Fue esta fecha cuando el ejército de Myanmar lanzó una operación militar después de que el grupo armado Ejército de Salvación Rohinyás de Arakán atacara unos puestos policiales. Durante este mismo periodo en los últimos cuatro años, los sensores por satélite no detectaron ningún incendio de esa magnitud en ningún lugar del estado.

Los incendios se han detectado a lo largo de grandes franjas de zonas predominantemente rohinyás en el estado de Rakhine. Aunque la magnitud de los daños no se puede verificar de forma independiente sobre el terreno, a causa de las restricciones de acceso impuestas por el gobierno de Myanmar, es probable que se hayan quemado pueblos enteros, y se haya obligado a decenas de miles de personas a huir aterrorizadas, según informa Amnistía Internacional. La ONG ha comparado las imágenes por satélite de los incendios con las declaraciones de testigos presenciales y con imágenes de casas incendiadas. 

Gráfico de las imágenes por satélite de las zonas afectadas junto a las fotografías tomadas del mismo incendio. / Amnistía Interacional

La ONG informa de que es probable que la cifra real de incendios y el alcance de los bienes destruidos sea mucho mayor. La cobertura de nubes durante la estación de los monzones ha dificultado que los satélites capten todos los incendios. Además, los incendios más pequeños no son detectados por los sensores de los satélites medioambientales.

Las imágenes por satélite que han sido recopiladas de la comarca de Inn Din, zona de etnia mixta en el sur de Maungdaw, muestran claramente una zona de hogares rohinyás que han sido quemados hasta los cimientos, mientras que las zonas no rohinyás que están a su lado parecen intactas.

El 25 de agosto, el ejército, acompañado de un pequeño grupo parapolicial, rodeó el pueblo de Inn Din y disparó al aire, antes de entrar en él y disparar indiscriminadamente contra los residentes rohinyás que huían. Así ha relatado los hechos un hombre de 27 años que fue testigo de los hechos. Según su declaración, este hombre se escondió en un bosque cercano y observó mientras el ejército se quedaba en el pueblo durante tres días, saqueando y quemando casas.

Lo mismo sucede con las zonas urbanas, ya que las imágenes por satélite muestran cómo los barrios predominantemente rohinyás de la localidad de Maungdaw han sido totalmente arrasados mientras otras zonas de la localidad permanecen intactas.

Ataques sistemáticos y coordinados

El ejército se quedaba en los pueblos  durante días saqueando y quemando casas

Los testigos rohinyás en el estado de Rakhine y las personas refugiadas en Bangladesh describen un escalofriante modus operandi de las fuerzas de seguridad. Los soldados, la policía y los grupos parapoliciales se dedican a irrumpir en pueblos rohinyás y disparar en todas direcciones, mientras la gente huye presa del pánico. Mientras los lugareños supervivientes intentan abandonar la zona, las fuerzas de seguridad incendian casas utilizando gasolina o lanzacohetes portátiles.

Utilizando datos e imágenes del satélite, se han corroborado los incendios de Myo Thu Gyi el 28 de agosto, y el de Yae Twin Kyun, el 8 de septiembre. Resulta inquietante que, en algunas zonas, las autoridades locales parecen haber advertido de antemano a los residentes locales de que sus casas iban a ser incendiadas, un claro indicio de que los ataques son deliberados y planeados.

Las autoridades de Myanmar han negado que sus fuerzas de seguridad sean responsables de los incendios, y han afirmado, de manera francamente increíble, que son los rohinyás los que han estado prendiendo fuego a sus propias casas.

“Los intentos del gobierno por echar la culpa a la población rohinyás son mentiras flagrantes. Nuestra investigación ha dejado perfectamente claro que sus propias fuerzas de seguridad, junto con grupos parapoliciales, han sido responsables del incendio de los hogares de los rohinyás”, ha manifestado Tirana Hassan.