Público
Público

Naciones Unidas mantiene una "microscópica esperanza" de poder aplicar un alto el fuego en Siria

Mientras el régimen intensifica sus bombardeos en torno a Damasco, la comisión de la ONU que investiga los crímenes de guerra solicita una reunión con Al Asad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Habrá tregua finalmente en Siria aunque la ONU esta mañana hablara de que tenía una 'microscópica esperanza'. Durará desde el viernes por la mañana al próximo lunes coincidiendo con la celebración del Eid al Adha o Fiesta del Sacrificio, aunque el régimen de Bashar al Asad advierte de que contestará 'los ataques terroristas'. La tregua temporal fue propuesta por el enviado especial de Naciones Unidas esta semana.

'Es absolutamente necesario que el alto el fuego sea real porque el pueblo sirio está cansado, exhausto', ha pedido el secretario general adjunto de Naciones Unidas, Jan Eliasson, sobre la iniciativa del mediador internacional Ladjar Brahimi que debería comenzar este viernes coincidiendo con la festividad musulmana

Brahami llegó anunciar ayer que Damasco y algunos grupos opositores habían aceptado un cese de las hostilidades. Pero, en un posterior comunicado, el Ministerio de Asuntos Exteriores sirio dejó claro que no había accedido a nada y precisó que el Ejército seguía estudiando la propuesta. Asimismo, no está nada claro que los rebeldes vayan a acatar la tregua. Fuentes insurgentes consultadas por Reuters consideran que ésta no tiene sentido si no era supervisada y la iniciativa de Brahimi no contempla la presencia de observadores internacionales que vigilen el alto el fuego.

Varios grupos rebeldes ya han dicho que no piensan acatar la tregua

Uno de los grupos armados opositores que operan en Siria, el islamista Frente Al Nusra, ya ha adelantado que no respetará la tregua. 'No hay tregua entre nosotros y ese régimen descarado, que derrama la sangre de musulmanes y viola su honor. Entre nosotros y él sólo hay la espada', ha subrayado en un comunicado la organización, que se ha atribuido en los últimos meses varios atentados suicidas cometidos en Damasco y en Alepo.

No es el único indicador de que esa esperanza que mantiene la ONU es más que microscópica. Las fuerzas del régimen han intensificado sus bombardeos en varias localidades cercanas a Damasco, según la oposición. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos ha informado de que los ataques del régimen han alcanzado las afueras de Harsata, además de Zamalka, Kafr Batna y Saqba, con la intención de hacerse con el control de la periferia de Damasco. Los enfrentamientos han dejado hoy once muertos en distintas zonas del país, tal y como informa la Red Siria para Derechos Humanos.

Brahimi ya advirtió ayer que la situación está 'deteriorándose', que continúan las violaciones de derechos humanos por parte de ambos lados, y que hay un 'serio peligro' de que se produzca una 'espiral dramática' de contagio en la región, como los brotes de violencia que han surgido en Líbano como consecuencia de los enfrentamientos entre partidarios y detractores del régimen sirio, o los ataques en la frontera con Turquía.

La ONU teme que la violencia en Siria contagie se extienda por la región, como ha pasado en Líbano

Ante ello, la comisión independiente auspiciada por la ONU para investigar las violaciones de derechos humanos en Siria ha enviado una carta a Al Asad en la que le solicita formalmente celebrar una reunión. 'No estamos pidiendo el acceso a Siria, pero teniendo en cuenta la situación, sería muy importante que el presidente Al Asad nos recibiera en Damasco', manifestó en conferencia de prensa el presidente de la comisión, el brasileño Sergio Paulo Pinheiro.

'Nuestra intención es ir sin condiciones para reunirnos con Al Asad y determinar como puede proceder la comisión', agregó. Preguntado por la eventual respuesta de Damasco, Pinheiro contestó: 'no tenemos una bola de cristal y no sé si nos aceptara, pero nuestro deber es intentar tener acceso'. Asimismo recordó que ya estuvo el pasado mes de junio en Siria, intentando sin éxito conseguir el permiso de Damasco a la entrada de la comisión, que hasta ahora ha elaborado sus investigaciones con entrevistas con cientos de personas dentro y fuera del país.

La comisión ha facilitado a la Alta Comisionada de la ONU de Derechos Humanos, Navi Pillay, nombres de personas sospechosas de haber cometido u ordenado crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra en Siria, pero esa lista sigue siendo confidencial. Pinheiro recordó que la comisión no es un tribunal y que, por lo tanto, no le corresponde darlos a conocer ni plantear la posibilidad de presentarlos ante la Corte Penal Internacional. 'Esto es algo que corresponde al Consejo de Seguridad de la ONU. Nosotros ya se lo comentamos y ellos lo saben bien', concluyó.