Público
Público

Naciones

La agencia para los refugiados palestinos critica los países donantes no han entregado la asistencia económica prometida

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

GAZA.- La agencia de la ONU para los refugiados palestinos, UNRWA por sus siglas en inglés, ha suspendido este miércoles la asistencia económica a familias afectadas por los últimos ataques de Israel a la Franja de Gaza debido a que los países donantes no han hecho efectivas sus promesas de ayuda.

"No está claro por qué el dinero no ha sido transferido", se queja en un comunicado el director de esa agencia de la ONU en la Franja, Robert Turner, en el que explica que se requieren inmediatamente 100 millones de dólares para continuar con el plan de ayuda trazado antes de la conferencia de donantes de El Cairo en octubre pasado.

En ese encuentro, organizado por Noruega y Egipto, los países donantes ofrecieron en conjunto unos 5.400 millones de dólares para hacer frente a la reconstrucción tras la ofensiva israelí Margen Protector, que dejó casi cien mil desplazados y decenas de miles de viviendas destruidas o dañadas. El plan de la UNRWA, que en los últimos meses ha aportado 135 millones de dólares para ayudar a reconstruir viviendas o pagar alquileres de familias desplazadas, tiene un coste total de 720 millones.

El portavoz de esa organización, Chris Gunnes, dijo que vienen advirtiendo del problema en los últimos meses, pero el dinero no acaba de llegar y a su organización le faltan 585 millones. "Hemos advertido repetidamente que la ayuda (prometida) debe traducirse en dinero en el banco, pero eso no ha ocurrido y la gente en Gaza es la que paga las consecuencias", afirmó.

Una parte del problema en agilizar la ayuda radica, a decir de funcionarios palestinos, en las desavenencias entre los gobiernos de Gaza y Ramala por el control del dinero, y a la exigencia de distintos gobiernos donantes de que no caiga en manos del movimiento islamista Hamás. Israel, que controla el este y sur de la frontera con Gaza, también exige que cualquier material de construcción que entre en la Franja mediterránea sea supervisado para que no llegue a la construcción de túneles o posiciones fortificadas por las distintas milicias.

Turner recuerda que "virtualmente nada" de los 5.400 millones prometidos en la conferencia de El Cairo ha llegado a Gaza, lo cual es "inquietante e inaceptable". "La gente está desesperada y la comunidad internacional no puede siquiera ofrecer lo mínimo -por ejemplo una casa reparada en invierno-, ni que hablar del levantamiento del bloqueo (israelí), el acceso a los mercados o libertad de movimiento", se lamenta.

El funcionario advierte también de que la "calma" en la zona depende de esa ayuda, y "no durará" si sigue la situación actual. "Estamos hablando de miles de familias que siguen sufriendo las consecuencias de este frío invierno en refugios inadecuados. La gente está durmiendo literalmente entre escombros, niños han muerto de hipotermia", advierte la organización sobre la trágica situación.

Durante la última ola de frío a principios de enero, una de las más duras de las últimas décadas, al menos cuatro bebés murieron a causa del frío en la Franja, mientras que barrios enteros quedaron anegados por las lluvias debido a la destrucción de infraestructuras. La UNRWA señala que del dinero inicial transferido aún queda una pequeña parte para comenzar la reconstrucción de viviendas totalmente destruidas, pero que "se ha agotado completamente la financiación para apoyar reparaciones y alquileres".

Tras el anuncio de la agencia de la ONU, cientos de palestinos han salido a la calle en Gaza para protestar. Los manifestantes se congregaron frente a las oficinas del Coordinador de la ONU para el Proceso de Paz en Oriente Medio (UNSCO) en la capital de la Franja, donde decenas de participantes lanzaron piedras contra el edificio, al que causaron daños, e irrumpieron en el interior de un patio del mismo.

Según datos oficiales, alrededor de 90.000 familias en la Franja siguen sin hogar y han recibido ayudas financieras parciales para alquilar temporalmente casas o reparar daños causados a sus viviendas. "La ONU nos ha ignorado y nos deja a nuestra suerte cuando decidió interrumpir las ayudas o reconstruir nuestras casas destruidas. Llamamos a la comunidad internacional a que asuma la responsabilidad sobre nuestra tragedia", manifestó Saleh Shalha, de 30 años y vecino de la localidad de Yabalia, en el norte del territorio, donde es propietario de una casa destruida.

La concentración fue organizada por el movimiento popular pro-Hamás Comité para Defender a los Refugiados Palestinos en coordinación con el Comité Local para Desafiar el Bloqueo Israelí. Adham Abu Selmeya, funcionario de Hamás y representante del comité de refugiados, criticó al presidente palestino, Mahmud Abás, y al Ejecutivo de unidad "por no haber condenado la decisión de la ONU de cesar las ayudas al pueblo de Gaza".

"Esto significa que Abás, el gobierno de unidad, la ONU e Israel, comparten el peso del bloqueo impuesto a la Franja de Gaza y el retraso en la reconstrucción como resultado de lo que la ocupación israelí destruyó", añadió Abu Selmeya. Este activista advirtió de que la comunidad internacional y la ONU deberían apresurarse en cambiar la situación actual en la Franja antes de que sea demasiado tarde y los ánimos de la población lleven a una oleada de ira difícil de controlar.