Público
Público

La narcoviolencia corrompe las instituciones en México

El Gobierno de EEUU está cada vez más preocupado por el creciente poder de los cárteles

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Mano izquierda. Cuatro dedos cercenados. En el pulgar entero destaca la uña esmaltada con esmero. Siete meses secuestrada y sólo tres meses después, la joven Gabriela Ulloa reivindica sin ánimo de venganza 'un México libre, pero, sobre todo, sin miedo'. Es una superviviente, pero muchos quedan sin voz. Como el hijo de Josefina Nora, que fundó en 1997 México Unido Contra la Violencia, una asociación civil que ha marcado un nuevo comienzo en la relación entre la sociedad y el Gobierno en materia de seguridad y justicia. En agosto convocó la marcha en México DF 'Ya basta'.

La narcoviolencia impregna toda la sociedad: el crimen organizado no sólo trafica con drogas, sino que mata impunemente, secuestra con suma violencia, trata con personas. Para la Agencia Federal Antidrogas de EEUU (DEA), el grave problema de corrupción por narcotráfico en todas las esferas del Gobierno mexicano se debe a que 'ninguno de los cárteles de la droga' se muestra preocupado por la política del presidente Felipe Calderón. En declaraciones a la revista mexicana Proceso, Anthony P. Placido, jefe de operaciones de Inteligencia, insistió que aquella 'les brinda un tipo de inmunidad, digamos, garantizada'. Día tras día, se suceden las detenciones en todos los niveles policiales, judiciales y políticos, pero una Justicia obsoleta la nueva ley aprobada en julio tardará ocho años en aplicarse dificulta la investigación y el castigo ejemplar.

El Gobierno mexicano pide a EEUU corresponsabilidad en la lucha contra la droga

México pide corresponsabilidad a los EEUU ya que este país es el mercado de la droga, mecanismos para prevenir el blanqueo de dinero e intercambio de información. Cuando se superan los 10.000 asesinados desde la toma de posesión de Calderón el 1 de diciembre de 2007, el Ejército está relevando a los cuerpos policiales corrompidos por las bandas criminales. En Ciudad Juárez, un millón y medio de habitantes, 10.800 soldados patrullan las calles. El día de San José fue noticia que en 60 horas no se hubiera informado de ninguna víctima.

El jefe del Comando Norte del Ejército de EEUU, el general Víctor Renuart, lo ratificaba. 'Gracias al contingente en Chihuahua la violencia ha disminuido' pero 'militarizar la frontera no debería ser nuestro enfoque'. Mientras desmentían el anuncio de envío de militares, el Gobierno de EEUU se disponía a enviar agentes federales a su zona suroeste.

El Ejército es la institución mejor valorada por la sociedad mexicana. Pero la Comisión Nacional de Derechos Humanos insiste en que no está preparado para tareas de orden público y se suceden las denuncias. Para el ombudsman (Defensor del Pueblo), José Luis Soberanes, 'el combate a la delincuencia debe hacerse con la ley en la mano, de lo contrario nos encaminaremos hacia un callejón sin salida, en cuyo final no está la justicia, sino la anarquía, barbarie, violencia ciega y venganza'. Además criticó que la Procuradoria (Fiscalía) General de la República, 'parezca estar en completa pasividad' desde que los soldados salieron a las calles.

El Ejército está relevando a los cuerpos policiales corrompidos por los narcotraficantes

Armas de Estados Unidos

Militares por doquier: revisando a los pasajeros de un avión en un aeropuerto de provincia o en retenes en todo el territorio. Y profusión de armas, muchas armas, por algo el artículo 10 de la Constitución da 'derecho de posesión de armas en su domicilio, para su seguridad y legítima defensa'. Más de la mitad ilegales, proceden también de EEUU en un tráfico orquestado por los cuerpos policiales, según la periodista Lydia Cacho. Cacho pide revisar las propias deficiencias. Y entre éstas destacan el fallido tránsito hacia un Estado de Derecho, una cultura jurídica muy pobre, una corrupción muy rica y una televisión comercial sin escrúpulos.

Invitada a reflexionar sobre la situación de México en el Senado de EEUU, la politóloga Dense Dresser consideró que 'el principal objetivo del Gobierno no debe ser la destrucción de los cárteles de la droga sino también la construcción del imperio de la ley'. Insistió en la percepción popular de que la lucha se da por estar al lado del mayor consumidor de droga del mundo. En su libro conjunto con Jorge Volpi, México..presentaba al capo Chapo Guzmán como un empresario exitoso.

Las estadísticas involucran a 450.000 mexicanos en el negocio de la droga. Susana es una experta en estudios de opinión del D.F. con cuatro hijos. Su primera declaración va contra la inseguridad. Para ella 'México no está en manos del imperio de la droga, este está aislado, recluido en sus espacios. No interfiere ni en toda la población ni en todos los ámbitos. Pero nos afecta a todos. El Gobierno destina muchos recursos a esta batalla legítima que cuando acabe deben regresar para el desarrollo del país'. También denuncia la profunda desigualdad hay policías que cobran 3.000 pesos y magistrados que ingresan 100 veces más, con 45 millones de pobres, unos pocos millones de multimillonarios y una clase media diezmada por la crisis.

Aida, una profesora con dos hijos, discrepa: 'Definitivamente sí estamos en una sociedad aterrorizada. Y aunque por desgracia tienen razón, nos duele cuando en otros países avisan de esta desgraciada realidad'.

Hillary Clinton, la secretaria de Estado de EEUU, visitará México la semana próxima y el presidente Barack Obama lo hará el 16 y 17 de abril para calmar unas tensas relaciones a raíz de manifestaciones como las de Dennis Blair, director de Inteligencia Nacional, para quien 'la Administración mexicana no gobierna en algunas partes de su territorio'. Lo remató la inclusión del Chapo Guzmán, capo del cártel de Sinaloa, el más poderoso y violento, como número 701 de la lista Forbes de los más ricos. Oficialmente en paradero desconocido aunque los taxistas de Culiacán aseguran saber dónde vive se fugó de un penal de alta seguridad en 2001 dentro del carrito de la ropa sucia.