Público
Público

Nasralá acusa a Israel del asesinato de Hariri

El jefe de Hezbolá asegura que la inteligencia israelí conocía todos los movimientos del primer ministro asesinado en 2005

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El jefe de Hezbolá, Hasan Nasralá, acusó ayer a Israel de estar detrás del asesinato del ex primer ministro de Líbano, Rafic Hariri, hace cinco años. Nasralá presentó un informe a los periodistas por  videoconferencia revelando la identidad de algunos presuntos espías pro israelíes que, durante su interrogatorio, reconocieron haber desempeñado un papel en varios asesinatos cometidos en el Líbano.

Un tribunal especial apoyado por la ONU, con sede en Holanda, investiga este crimen, que conmocionó la vida política del país y del que en un principio, los líderes locales responsabilizaron al régimen sirio, aliado de Hezbolá. En su intervención, Nasralá se preguntó por qué el tribunal internacional que investiga el magnicidio tomó en cuenta sólo la confesión de algunos agentes y no las de algunos espías.

Dijo que uno de los objetivos del asesinato de Hariri era sacar a los militares sirios de Líbano, donde estuvieron 29 años, y después culpar a Hezbolá del crimen.

Nasralá incluyó en su intervención imágenes aéreas de aviones israelíes no tripulados que vigilaban el territorio libanés y las rutas tomadas por Hariri en sus desplazamientos, unas tomas de vídeo conseguidas gracias a la 'resistencia islámica'. A este respecto, reveló que los combatientes de su grupo lograron infiltrarse en el centro israelí que recogía dichas imágenes y consiguieron que llegaran al mismo tiempo a los centros de Hezbolá, donde fueron analizadas.

Según él, las imágenes tomadas por un avión de espionaje israelí, de tipo MK, sobre los lugares por donde pasaba habitualmente Hariri, indicaban que se trata de la 'introducción a la ejecución de una operación'.

El jefe del Hizbulá reconoció que sus combatientes no tenían todas las imágenes, pero si se 'juntan todos los elementos que existen y se analizan puedan dar resultados', afirmó. 'Israel tiene el poder para cometer la matanza de Hariri', aseguró, y acusó a una tercera parte, sin nombrarla, de 'utilizar su sangre para hacer salir Siria' del Líbano y ahora 'cercar' a su grupo político.

Israel respondió esta mañana a las acusaciones de Nasrala, claificándolas de 'ridícula mentira'. Según el portavoz de Exteriores, Igal Palmor, 'está clarísimo que este señor sin honor que está al servicio de un régimen extremista tiene cero credibilidad y lo único que está manifestando con estas acusaciones es su propia debilidad política'.

Para Palmor, 'la primera pregunta que surge al oír las declaraciones de Nasralá es, ¿si tenía estas pruebas tan patentes por qué no las reveló antes?'.

El tribunal especial anunciará en los próximos meses quién o quiénes pudieron ser los asesinos de Hariri y en el Líbano se teme que, si se confirman las sospechas de que militantes de Hizbulá pudieron estar involucrados, habrá riesgos para la estabilidad política.