Público
Público

Los neonazis tenían una lista negra de políticos alemanes

El ministro de Interior anuncia la creación de un registro nacional de nazis y ultraderechistas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El trío de terroristas neonazis que asesinó a nueve inmigrantes en Alemania entre 2000 y 2006 había elaborado una lista con nombres de políticos y de representantes de organizaciones musulmanas probablemente con intención de quitarles la vida.

En la lista, cuya existencia ha sido revelada por la revista Der Spiegel en su edición digital, aparecen los nombres de los diputados Jerzy Montag, de Los Verdes, y Hans-Peter Uhl, de la Unión Socialcristiana (CSU) de Baviera.

Los dos diputados confirmaron a la revista que la Oficina Federal de lo Criminal los había puesto al corriente de que sus nombres figuraban en el elenco de víctimas potenciales de la organización Clandestinidad Nacionalsocialista, que, en total, contiene 88 nombres.

'Se trata de una sensación horrible para mí y eso no cambia por el hecho de que la célula esté fuera de circulación. Si a ellos se les ocurrió algo así, también puede ocurrírsele a otros', declaró Montag.

La cifra 88 tiene un carácter simbólico para los grupos neonazis ya que la H es la letra número 8 del alfabeto. El 88 lo usan como el código para recordar las iniciales del saludo nazi 'Heil Hitler'.

El ministro de Interior, el socialcristiano Hans-Peter Friedrich, anunció la próxima creación a escala nacional de un registro central de neonazis y ultraderechistas peligrosos similar al banco de datos ya existente sobre extremistas islámicos.

Con ello se pretende evitar la descoordinación entre los distintos servicios secretos interiores de los 16 estados federados y las policías de los 'Länder' con el contraespionaje federal y la Oficina Federal de Investigación Criminal (BKA), que este caso ha demostrado, según la prensa alemana.

El martes, varios diarios informaron de que Clandestinidad Nacionalsocialista pudo haber contado con el apoyo de los propios servicios secretos alemanes. De los tres terroristas, sólo una sigue viva y está en prisión; los otros dos se suicidaron.