Público
Público

Netanyahu afirma que los papeles le dan la razón respecto a Irán

Los cables demuestran el apoyo de los árabes a un cambio del régimen en Teherán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los primeros documentos del Departamento de Estado de EEUU filtrados por Wikileaks revelan que Israel ha presionado sin descanso a Wa-shington para derribar al régimen islámico de Irán, y esta política se manifiesta claramente en algunos de los 2.217 documentos que están directamente relacionados con el Estado judío.

El primer ministro Binyamin Netanyahu señaló ayer que la primera filtración no ha causado daño a Israel. Y añadió que 'los documentos muestran que numerosas fuentes apoyan la valoración que hace Israel, particularmente respecto a Irán'. Advirtió que están en camino más documentos de los que no se conoce aún el contenido.

Netanyahu se refería a los documentos en los que los dirigentes saudíes instan a Wa-shington a que ponga fin al régimen de Teherán por su plan nuclear. A estas alturas no es ningún secreto que ciertas políticas de Israel y Arabia Saudí, especialmente con respecto a Irán, coinciden plenamente, y, según se ha publicado, incluso existe una estrecha colaboración entre los dos países en este asunto.

Que salga a la luz la posición saudí, que por otra parte es de sobra conocida, es un motivo de alegría en Israel, un país que, según algunos de los documentos ahora conocidos, fomentó las revueltas estudiantiles en Teherán, algo que es posible que supieran las autoridades saudíes.

Pero las injerencias de Israel no se reducen al movimiento estudiantil sino que van más allá e inciden en los puntos más sensibles de Irán, es decir, en aquellos que pueden provocar el descontento de la población, como el alto desempleo, que según el Mosad 'excede del 30% en todo el país', y a la desestabilización de Irán en general. Según un documento de Wikileaks que ayer publicó el diario israelí Yediot Ahronot, el jefe de los servicios secretos hebreos, Meir Dagan, fue muy explícito en sus conversaciones con los norteamericanos.

'Dagan exigió más atención en un cambio de régimen, diciendo que se podría trabajar más para desarrollar las identidades de las minorías étnicas en Irán. Dijo que estaba seguro de que Israel y EEUU podían cambiar el régimen gobernante en Irán, y su actitud de apoyar a regímenes terroristas', señala el documento fotocopiado por este periódico.

Lo que está claro en estos documentos es que la política de Israel no se reduce a boicotear el plan nuclear iraní, que según Teherán es únicamente para uso civil, sino que tiene por objetivo final derribar al régimen islámico, aunque Israel en público no lo admita abiertamente.

Netanyahu dijo que las filtraciones dan la razón a Israel y la secretaria de Estado Hillary Clinton destacó la unidad que suscita Irán también entre los países árabes. Por su parte, el presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, dijo ayer que existe una 'conspiración' contra su país.