Público
Público

Netanyahu dice que ocupar Jerusalén es su "obligación"

Israel desoye la condena por las nuevas colonias. El ala dura del Gobierno busca apoyos para atacar a Irán 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las criticas internacionales a la política colonizadora israelí parecen espolear, más que frenar, las ansias expansionistas de Binyamín Netanyahu. El primer ministro del Estado judío respondía ayer a la condena a su decisión de acelerar la construcción de los asentamientos como venganza por la admisión de Palestina en la Unesco asegurando que Israel tiene 'no sólo el derecho, sino también la obligación' de construir en Jerusalén. Netanyahu no hizo mención al hecho de que la anunciada edificación tendrá lugar en la parte palestina de la ciudad, que Israel tiene ocupada.

El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, mostró ayer su 'profunda decepción' por el anuncio israelí y la jefa de la diplomacia europea, CatherineAshton, expresó 'gran preocupación' y denunció que los asentamientos son 'un obstáculo para la paz'. También pidió a Israel que se retractase de su decisión. El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon,condenó a su vez el anuncio y recordó que las colonias son 'contrarias al derecho internacional'. Pero, como en ante-riores ocasiones, no se espera que Israel dé su brazo a torcer. Casa que construye es terreno que gana, sabedor de la dificultad política para evacuar las colonias y del principio sentado por Bill Clinton de que 'las áreas judías serán para los israelíes y las árabes para los palestinos'.

El Ejército israelí ha probado un misil con capacidad para alcanzar Teherán

'Jerusalén nunca volverá al estado en el que estaba en la víspera de la Guerra de los Seis Días (1967), eso os lo prometo', declaró ayer el jefe del Gobierno en un discurso ante la Kneset (Parlamento).

Pese a su creciente aislamiento en la esfera internacional, la crisis profunda con Turquía, el declive de las relaciones con Egipto y las prácticamente nulas posibilidades de reiniciar un diálogo de paz con los palestinos, Israel sigue provocando al mundo con la colonización y, además, se plantea abrir un nuevo frente: el iraní.

Según los principales medios israelíes, Netanyahu está intentando convencer a su Gobierno de que apoye un ataque a Irán y los dos miembros más relevantes de la coalición gubernamental, los ministros de Defensa y Exteriores, Ehud Barak y Avigdor Liberman, están también a favor de una intervención militar.

Reino Unido también se entrena para un posible ataque a Irán

El Ejército israelí anunció ayer haber probado con éxito el lanzamiento de un misil balístico de larga distancia con capacidad para alcanzar Teherán, en la base aérea de Palmachin, cerca de Gaza. Unidades de la Fuerza Aérea se entrenan estos días en Italia para misiones de larga distancia y el llamado Frente Interior (las unidades encargadas de organizar a la población civil) prepara ejercicios de simulación para responder a una eventual lluvia de cohetes.

El primer ministro reiteró esta semana que 'un Irán nuclear supone una amenaza directa para Oriente Próximo y para todo el mundo. Y, por supuesto, supone una amenaza grave y directa para nosotros'. Un riesgo que, señaló, Israel debe afrontar 'fortaleciendo todas las áreas de seguridad'.

Ehud Barak también ha declarado que 'todas las opciones están encima de la mesa' y ha pedido más presión diplomática y sanciones internacionales a Teherán. Otros miembros del Ejecutivo están de acuerdo en la necesidad de bombardear las instalaciones nucleares iraníes, aunque creen que debe ser EEUU quien dirija el ataque. El ministro de Inteligencia y Energía Atómica, Dan Meridor, cree que 'el mundo entero, encabezado por EEUU, debe impedir que Irán obtenga armas nucleares'.

La cuestión iraní fue uno de los principales temas en la agenda del secretario de Defensa estadounidense, León Panetta, en su reciente visita a la región. Y, según el diario británico The Guardian, Israel no es el único en alerta. El Ejército de Reino Unido también se entrena para un posible ataque a las instalaciones iraníes.

Analistas y fuentes gubernamentales israelíes indican que el informe que presentará el martes el OIEA sobre la evolución del programa nuclear de Teherán será decisivo para que Israel decida si abre o no este nuevo frente.