Público
Público

'News of the World' pinchó teléfonos de familiares de las víctimas del 7J

Scotland Yard está estudiando el caso y el Parlamento británico decide si autorizar una investigación pública

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Scotland Yard ha abierto una investigación para esclarecer si algunas familias de las víctimas de los atentados de Londres del 7 de julio de 2005 en Londres fueron objeto de las escuchas ilegales del dominical sensacionalista News of the World, propiedad del magnate australiano Rupert Murdoch.

La información fue confirmada esta mañana por la BBC después de que Graham Foulkes, padre de un joven de 22 años muerto a causa de la explosión en la estación de metro de Edware Road, en el este de la capital británica, asegurara a la cadena que la Policía se había puesto en contacto con él ayer para hacerle saber que su nombre aparecía en una lista de supuestos teléfonos intervenidos que estaban investigando.

'Mi mujer y yo hablamos con nuestros amigos en un contexto muy personal y emocional y sólo pensar que había alguien escuchándolo en busca de un titular barato me parece horrible', dijo Foulkes a la cadena, que aseguró que le gustaría tener un cara a cara con Murdoch 'para hablarle sobre todo el poder que tiene'.

El de Foulkes es un caso parecido al de Paul Dadge, una de las personas que ayudaron en el rescate de las víctimas del ataque terrorista y cuya fotografía ayudando a una chica con la cara vendada apareció en las portadas de todos los periódicos del mundo. Según su testimonio, la Policía también se ha puesto en contacto con él.

El principal sospechoso, según el diario The Guardian, es el investigador privado Glenn Mulcaire, ya envuelto en los otros escándalos de pinchazos del diario. Además, la BBC informa de que el periódico habría estado pagando a la Policía para tener mayor acceso a los familiares de las víctimas.

Las revelaciones llegan justo un día antes del sexto aniversario de los atentados y meses después de que la Policía Metropolitana de Londres iniciara una investigación en profundidad sobre estas prácticas del periódico de Murdoch que se dedicaba a espiar a los famosos

Scotland Yard, dentro del marco de esa investigación, ha confirmado que los teléfonos de los padres de las niñas de Holly Wells y Jessica Chapman, asesinadas en Soham (sur de Inglaterra) en 2002, podían haber sido pinchados por periodistas del dominical.

Además de los padres de Holly Wells y Jessica Chapman, ha trascendido que se intervinieron supuestamente también mensajes dejados por familiares de Milly Dowler, de 13 años, cuando la adolescente desapareció en el sur de Inglaterra en el año 2002. Dowler desapareció en marzo del 2002 cerca de su domicilio en Walton-on-Thames, en el condado inglés de Surrey, y sus restos fueron hallados seis meses más tarde en un lugar remoto en Yateley Heath, en el condado de Hampshire.

La consejera delegada de News International, Rebekah Brooks, que fue directora del periódico cuando se realizaron supuestamente estas actividades -de 2002 a 2005- ha prometido cooperar con la investigación policial, pero hasta el momento se ha negado a dimitir.

El caso ha tenido tanta repercusión que será motivo esta tarde de un debate en el Parlamento para establecer si debe haber una investigación pública sobre las actividades del tabloide.

En tanto, la empresa de automóviles Ford ya ha indicado que suspenderá su publicidad en el dominical, mientras que la entidad de crédito hipotecario Halifax está considerando hacer lo mismo.