Público
Público

El 'No al euro' ronda el Parlamento alemán

El nuevo partido Alternative für Deutschland, que pide la disolución de la eurozona, alcanza el 4% de apoyo según las encuestas. Muchos le acusan de acercarse a la extrema derecha por sus propuestas sobre inmigración

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'No habrá pacto con AfD'. La canciller Angela Merkel está insistiendo durante la campaña electoral alemana en que su partido no tiene nada que ver con Alternative für Deutschland (Alternativa para Alemania), la asociación euroescéptica que hace siete meses ni existía y que las últimas encuestas, como la del instituto Forsa, le dan el 4% de intención de voto. De esta manera estaría a las puertas de entrar en la cámara baja germana, el Bundestag, y convertirse en el primer partido con representación política a nivel federal que exige que los países del sur de Europa, como España, no tengan la misma moneda que Alemania. Además, de paso, también podría complicar las cosas a la canciller para formar su nuevo gobierno.

AfD es un invento político que diversas figuras del mundo alemán conservador, entre ellas antiguos miembros de la CDU de Merkel, impulsaron para terminar con las políticas económicas de la canciller, en especial con las europeas. 'Alemania no necesita el euro' dicen en su programa electoral. Para ellos, España y el resto de economías renqueantes deberían volver a sus monedas nacionales. Y sobre todo, destacan por su rechazo a que Alemania siga aportando dinero a rescates nacionales: 'Exigimos que las llamadas políticas de rescate no corran a cuenta de los contribuyentes'. En cambio, sí siguen abogando por mantener un mercado común, así como una misma moneda para los países con una situación financiera más estable y similar.

Hasta ahí, el mensaje económico con el que miles de alemanes comulgan. De hecho, el anuncio del ministro de Finanzas, Wolfgang Schöuble, de que Grecia va a necesitar un tercer rescate disparó el apoyo popular a AfD. Sin embargo, a medida que se ha ido perfilando el resto de su programa político muchos les han ido catalogando más y más a la derecha. Tanto que en el Land de Turingia sus carteles electorales aparecieron con la inscripción 'Nazis raus' (Nazis fuera).

La AfD está a favor de restringir la llegada de nuevos inmigrantes a Alemania'No es correcto tildar a AfD de partido de extrema derecha', explica el periodista Martin Langebach, coautor del libro Europas radikale rechte (La derecha radical europea), que analiza el crecimiento de movimientos radicales por todo el continente. Para él, en Alemania, de extrema derecha solo es el NPD, una formación abiertamente neonazi y en contra del sistema. En otro lado se encontrarían diversas agrupaciones racistas pero más basadas en un nacionalismo populista, como sería el caso de Pro-Deutschland y Die Republikaner, y donde AfD se situaría también según diversos medios de comunicación y agrupaciones de izquierda. Langebach, en cambio, no se atreve a meterlos en el mismo saco. Pero de lo que sí está seguro es que va a ser el partido que más rédito va a sacar de la crisis del euro, a pesar de que todos ellos comparten una postura euroescéptica.

Y lo que también está claro es que la AfD está a favor de restringir la llegada de nuevos inmigrantes a Alemania. Si fuera por ellos, solo podrían entrar los que llegaran con contrato de trabajo, es decir, que están completamente en contra de la libre circulación de personas (no así de bienes) dentro de las fronteras de la Unión Europea, regulado en la actualidad por el Acuerdo de Schengen.

Además, también quieren imponer un mayor control en la entrada de nuevos refugiados políticos. A pesar de que en su programa el tema se aborda de forma vaga, el problema de los solicitantes de asilo atrajo todos los focos de la campaña electoral cuando el NPD y otros movimientos racistas convocaron manifestaciones para protestar por la apertura de una nueva residencia para personas llegadas de países como Afganistán o Siria.


A falta de menos de una semana para los comicios del día 22, todas las dudas se centran en qué partido acompañará a la CDU de Merkel en las tareas de gobierno. Sus socios en esta legislatura, los liberales del FDP, están en la cuerda floja. Algunas encuestas les dejan por debajo del 5%, el mínimo para entrar en el Bundestag. Se trata de un resultado que ya han vivido en las elecciones del pasado fin de semana del próspero Estado de Baviera. Por esa razón, muchos periodistas le preguntaban a Merkel sobre si pactaría con la AfD en caso de que estos sí entraran. Ella negaba con rotundidad.

Sin embargo, si nos atenemos a negaciones, no habría coalición posible si finalmente el FDP se desploma. El líder del principal partido de la oposición, el socialdemócrata del SPD Peer Steinbrück, ha negado la posibilidad de formar una 'gran coalición' con Merkel, algo que ya sucedió en 2005. ¿Significa eso que tiene la posibilidad de derrotar a Merkel si se alía con Los Verdes? Según los pronósticos, no. Y la opción de tripartito de SPD-Los Verdes-Die Linke (La Izquierda) también está ya descartada por el propio Steinbrück. Por lo tanto, todo se decidirá por una pequeña diferencia de votos, siempre y cuando durante esta semana no estalle ningún fuego financiero en la eurozona que envíe hacia las papeletas de AfD a los muchos alemanes que, según los expertos, elevarán el porcentaje de abstención el próximo domingo.

DISPLAY CONNECTORS, SL.