Público
Público

Elecciones México "No creo que vaya a hacer maravillas pero ojalá López Obrador pare la delincuencia"

Casi 90 millones de mexicanos estaban llamados a las urnas. Las elecciones comenzaron con algunos retrasos e incidentes aislados, como las denuncias por compra de votos o el asesinato de una activista del Partido del Trabajo en Michoacán, y terminaron dando vencedor al izquierdista López Obrador.

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 2

Una mujer deposita su voto en una colegio electoral de San Bartolomé de Quialana, México.- REUTERS/Jorge Luis Plata

"Quiero un cambio. Estoy harta del PRI (Partido Revolucionario Institucional) y espero que no nos ocurra como con Vicente Fox (presidente por el PAN, Partido de Acción Nacional, entre 2000 y 2006), que nos defraudó. Confío en Andrés Manuel López Obrador aunque sé que no es un mesías”. Luz María Mora, auxiliar administrativa de 42 años, resumía una posición extendida entre los votantes mexicanos: apuestan por López Obrador (Tepetitán, Tabasco, 1953) para traer un cambio al país pero observan poca fe en el futuro. Al menos, en las recetas mágicas e inmediatas.

Un total de 89,3 millones de electores estaban llamados a votar en los comicios que se celebraron este domingo. Las encuestas daban como favorito indiscutible a López Obrador, de la coalición Juntos Hacemos Historia (Morena, Partido del Trabajo y Partido Encuentro Social). Por detrás, Ricardo Anaya (Nacualpán de Juárez, 1979) y José Antonio Meade (Ciudad de México, 1969). El primero, liderando la coalición Por México al Frente que reúne al PAN, derechista, al PRD (Partido de la Revolución Democrática), izquierdista, y al Movimiento Ciudadano. El segundo, al frente de la coalición Todos por México, formada por el PRI, el Partido Verde y Nueva Alianza. Y en cuarto lugar, al candidato independiente, Jorge Rodríguez, conocido como El Bronco.

México afronta una grave crisis estructural y nadie, o muy pocos, creen que un nuevo presidente tenga la varita mágica para renovar el país en un corto espacio de tiempo. “No creo que vayan a hacer maravillas, pero al menos que no aumente el desempleo o la delincuencia. No sales a gusto a la calle, hay mucho bandido”, explicaba Mora, mientras aguardaba la fila en la casilla especial ubicada en la Biblioteca Vasconcelos, en el centro de la capital. Este era uno de los lugares en los que los votantes originarios de otros departamentos podían acudir a depositar su sufragio, lo que provocó grandes colas.

"No creo que sea el Mesías. Ojalá López Obrador pare un poco la delincuencia"

La mujer es originaria de Playa del Carmen, en Quintana Roo, uno de los destinos turísticos más populares de México. Se mostraba preocupada por la violencia. Dijo que los asesinatos se han incrementado en su municipio natal (el viernes, un periodista, José Guadalupe Chan Dzib, cayó a balazos, sumándose a una larga lista de víctimas). Afirmó que también tiene una casa en Acapulco pero que no ha podido venderla por la delincuencia. El antiguo destino paradisíaco es ahora uno de los lugares más violentos de México.

“No creo que sea el Mesías. Ojalá pare un poco la delincuencia, mejore algo el trabajo”, dijo Mora. Aseguró que tampoco cree en la campaña de desprestigio que se ha cebado con el candidato izquierdista. Sus oponentes llevan desde hace 12 años, cuando se presentó a la presidencia por primera vez, vaticinando un caos en caso de su triunfo. La tesis es bien conocida en otros lugares del mundo: candidato izquierdista a quien se vincula a Venezuela. Hace una década pudo funcionar, pero ahora es una bala gastada. “Si creyese eso no votaría por López Obrador”, consideró Mora.

El candidato tuvo que votar con retraso

Las elecciones se desarrollaron, al menos hasta mediodía (las 19.00 horas en España) con aparente normalidad. Algunos colegios abrieron con retraso. Por ejemplo, el que acogió la votación de López Obrador, quien tuvo que aguardar hora y media debido a que su casilla, ubicada en Copilco El Bajo, al sur de la capital, no abrió hasta una hora tarde. “Más que una elección va a ser un referéndum, un plebiscito, la gente va a decidir entre más de lo mismo o un cambio verdadero. Nosotros pensamos que la gente nos va a dar su apoyo para iniciar la cuarta transformación de la vida pública del país”, proclamó antes de depositar su voto.

López Obrador: "Más que una elección va a ser un referéndum"

Según anunció, emitía su voto por Rosario Ibarra de Piedra, una histórica activista social que en 1988 aspiró a la presidencia de la República y que actualmente se encuentra con problemas de salud.

El candidato a la Presidencia de México, Andrés Manuel López Obrador, tras votar.- REUTERS/ALEXANDER MENEGHINI

Los rivales de López Obrador también depositaron sus sufragios por la mañana. Anaya votó en Quétaro, aseguró estar convencido de su triunfo y se desplazó hasta Ciudad de México para seguir el recuento. Meade afirmó haber apoyado al mejor, en referencia a sí mismo, y se mostró seguro de su triunfo. Los aspirantes intentaron mantener un tono triunfalista.

La violencia, siempre presente

La violencia también marcó la jornada electoral. Fuentes del PT, que concurren en la coalición con López Obrador, señalaron que una de sus activistas, Flora Resendiz, fue asesinada en Cantepec, un municipio de Michoacán, en el centro del país. “Salió de su casa parta supervisar la jornada electoral cuando desconocidos que le estaban esperando le dispararon”, señaló Isy De la Luz Rivas, responsable de comunicación del partido.

La presidencia municipal fue también secuestrada durante la campaña, denuncian

Según estas mismas fuentes, la candidata a la presidencia municipal fue también secuestrada durante la campaña. “Es un lugar que está duro”, dijo De La Luz Rivas.

Las denuncias por compra de votos también se han multiplicado, especialmente en estados norteños como Nuevo León o Tamaulipas. Resulta lógico: en México hay al menos 50 millones de personas en condiciones de pobreza y las redes clientelares aprovechan la necesidad para garantizarse apoyos en las urnas. Según una encuesta del colectivo Acción Ciudadana contra la Pobreza, al menos 30 millones de electores recibieron alguna oferta para vender su sufragio. A pesar de todo, y teniendo en cuenta que fraude y las mañas forman parte de la historia electoral mexicana, Lorenzo Córdova, presidente del Instituto Nacional Electoral, avanzó un primer informe en el que recogía que la jornada se estaba desarrollando sin incidentes.

"Las cosas no van a ser diferentes mañana, mañana no va a cambiar nada, quizás en 30 años"

La sombra del fraude también está presente. Lo explicó Carlos Rozas, de 31 años, músico de profesión. Es originario de Baja California pero vota en Ciudad de México. "Es probable que se intente hacer fraude. Va a ser más difícil que en otras ocasiones porque la diferencia entre López Obrador y el resto es amplia, pero es México y siempre hay fraude”, aseguró. En su opinión, “México es la última pantalla de un videojuego muy difícil”. “Hay desinformación, falta de educación, la constante violación del Gobierno hacia nosotros”, explicó. “Las cosas no van a ser diferentes mañana, mañana no va a cambiar nada, quizás en 30 años”, dijo.

Los colegios electorales permanecieron abiertos hasta las 18:00 horas (1.00 horas en España) y hasta las 23.00 (las 6.00 horas en España) no se conocieron las primeras estimaciones. No sólo elegía presidente, sino que el 80% de los cargos públicos de México (senadores, diputados, gobernadores, presidentes municipales) salen de esta votación, la más grande en la historia del país. Al igual que las encuestas, las primeras estimaciones daban vencedor a López Obrador.

En realidad, todos daban por hecho el triunfo del candidato de la coalición Juntos Hacemos Historia, y finalmente, tras los resultados del recuento rápido , sus seguidores tomaron el Zócalo para celebrar la victoria. Sería un paréntesis en la fiebre futbolera que afecta a México y que tendrá su próximo episodio mañana, cuando la selección que comanda Juan Carlos Osorio se enfrente a Brasil. El país seguirá a su selección con un nuevo presidente electo y comienza la cuenta atrás de cinco meses hasta que acceda definitivamente al puesto.