Público
Público

Un Nobel sin el Nobel

El disidente chino Liu Xiaobo es galardonado en Oslo, pero Pekín se negó a que él o su mujer pudieran recoger el premio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Liu Xiaobo fue galardonado este viernes con el Premio Nobel de la Paz. Un premio que no pudo recoger porque el Gobierno chino se negó a permitirle tanto a él como a su esposa acudir a la ceremonia.

El disidente chino fue condenado a 11 años de cárcel por ser el primer firmante de una carta ciudadana que reclamaba a su Gobierno la apertura a la democracia.Y por esta razón, el presidente del equipo que selecciona a los premiados, Thorbjoern Jagland, dijo en su discurso que el galardón es más pertinente que nunca.

'Liu debe ser liberado inmediatamente', reclamó Jagbland al final de la ceremonia, que ha estado marcada por un duro discurso contra el cerrojo chino al disidente. 

'Lamentamos que el Laureado no esté aquí presente. Está aislado en una prisión en el noroeste de China. Tampoco puede acudir su mujer ni ninguno de sus familiares más cercanos. Así que no habrá ninguna medalla o diploma hoy', dijo el noruego introduciendo el galardón.

Jagbland recordó durante su discurso que Liu no ha sido el único Premio Nobel que no ha podido acudir a la ceremonia. Por ejemplo, Carl von Ossietzky, que fue vetado por Hitler en 1935. 'Ossietzky no vino a Oslo y murió un año después', dijo el presidente de la academia.

También recordó el caso de Andrej Sajarov, que 'envió a su mujer, lo mismo que Lech Walesa'.

Pero luego se centró en Liu, del que dijo que 'aunque ninguno de los miembros del Comité  ha llegado a conocerlo, aunque sentimos como si lo conociéramos'.

Jagbland ha querido mencionar uno de los deseos que Liu le confesó a su mujer al conocer que le entregarían el galardón: dedicárselo a los jóvenes que murieron en la plaza de Tiananmen durante la protesta estudiantil de 1989.

'El 4 de junio él y sus amigos intentaron evitar los enfrentamientos entre el Ejército y los estudiantes. Sólo lo consiguió parcialmente. Se perdieron muchas vidas, la mayoría de ellas en los alrededores de la Plaza de Tiananmen'.

Entonces el presidente de la Academia comenzó una cadena de ataques a China que seguro serán respondidos por Pekín: 'Si el país demuestra que es capaz de desarrollar una economía de mercado que respeta los derechos civiles, esto tendrá un impacto favorable en el resto del mundo. Si no, hay un peligro muy alto de que estalle una crisis económica en todo el país, con consecuencias negativas para todos'.

'Muchos se preguntarán si la debilidad de China no se manifiesta en el hecho de que tenga que encarcelar a un hombre durante 11 años sólo por expresar sus opiniones sobre cómo debería ser gobernado su país. Esta debilidad se demuestra claramente en la sentencia de Liu, donde se subraya como especialmente peligroso que difundiera sus opiniones por Internet. Pero esos que temen los avances tecnológicos tienen muchos motivos para tener miedo del futuro. La tecnología de la información no puede ser abolida. Seguirá abriendo a las sociedades'.

La ceremonia también ha estado marcada por la participación de la actriz noruega Liv Ullmann, que ha leído el alegato de Liu durante su juicio. En él, el premio Nobel aseguró que el progreso político de China 'no parará' y llegará 'una futura China libre'.

El rechazo a la decisión de China ha llegado este viernes de la mano de EEUU y Alemania, que han vuelto a reclamar la liberación del disidente.