Público
Público

La Nobel de la Paz keniana recibe amenazas de muerte

Wangari Maathai pide al Gobierno que vuelva a ponerle escolta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La ecologista keniana Wangari Maathai, galardonada con el Premio Nobel de la Paz en 2004, ha recibido amenazas de muerte en su teléfono móvil, coincidiendo con la decisión de la Policía de retirarle la escolta que tenía desde que formó parte del Gobierno y ganó el prestigioso galardón.

"¿Está mi vida en peligro?", se preguntó la activista en una rueda de prensa en la que leyó el último de los SMS amenazadores enviados a su teléfono: "Debido a tu oposición al Gobierno, hemos decidido ir a por tu cabeza. Eres la número tres después de Were", decía el mensaje, en alusión al diputado de la oposición Mugabe Were, el segundo legislador asesinado en un mes en Kenia.

El texto añade "Chunga Maisha yako", que en suajili significa "vigila tu vida".

Maathai dijo que ha tratado sin éxito de hablar con el jefe de la Policía, a quien pidió públicamente que vuelva a ponerle escolta.

Con más de 1.000 muertos y de 250.000 desplazados por la violencia postelectoral, Kenia atraviesa su peor crisis política desde las elecciones del 27 de diciembre, que la oposición denunció como fraudulentas y que confirmaron en el poder al presidente Mwai Kibaki.

Maathai, que es kikuyu como Kibaki y fue viceministra de Medio Ambiente en su primer Gobierno -aunque lo abandonó en 2005-, se ha destacado por sus críticas contra toda la clase política keniana, Gobierno y oposición por igual.

"Para los líderes lo que está en juego es el poder y los privilegios que lo acompañan. Para los kenianos ordinarios, ¡es la propia vida!" reiteró ayer. "Algunos en la comunidad kikuyu están decepcionados por que yo haya tomado posturas que no son consideradas las del presidente", reza el comunicado leído por la Nobel y recibido por Público.

"El país permanece dividido. Un pequeño número de ciudadanos estamos tratando de situarnos en el término medio y de insuflar objetividad al debate", añadió.

La Nobel se suma a la lista de líderes de la sociedad civil y de etnia kikuyu que no han tomado partido por Kibaki y han sido amenazados. El más importante es el director de la Comisión de Derechos Humanos, Maina Kiai, nombrado por el Gobierno pero que denunció las irregularidades del recuento electoral.