Público
Público

Noruega amplía ocho semanas la prisión preventiva para Breivik

Se prolonga otras cuatro el régimen de aislamiento del autor confeso de los atentados en Oslo y en la isla de Utoya

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Anders Behring Breivik pasará otras ocho semanas en prisión preventiva. El ultraderechista, autor confeso de los atentados en Noruega del pasado 22 de julio, no podrá recibir cartas ni visitas y durante las primeras cuatro semanas permanecerá en régimen de aislamiento, según ha anunciado la jueza Anne Margrethe Lund de la Corte de Oslo.

Hoy se ha celebrado una vista a puerta cerrada después de que un tribunal de apelación revocara la decisión inicial de la corte de Oslo de aceptar la petición del abogado de Breivik de que fuera abierta al público, por miedo a dificultar la investigación sobre el caso.

El autor de la colocación de la furgoneta bomba que causó la muerte de ocho personas en el complejo gubernamental de Oslo y de la matanza en la isla de Utoya, donde disparó indiscriminadamente contra los asistentes al campamento de las Juventudes Laboristas, en su mayoría jóvenes de entre 14 y 19 años de edad, deberá presentarse de nuevo ante la Justicia el 17 de octubre.

Breivik quiso comparecer ante la Corte vestido de militar o con un esmoquin

En esa vista se tratará la prolongación del régimen de aislamiento, que en Noruega sólo se puede renovar de cuatro en cuatro semanas. En su dictamen de hoy, se ha destacado la importancia de mantener el régimen de aislamiento para que Breivik 'no puede intentar influir en el desarrollo de la investigación, destruir pruebas o contactar a eventuales colaboradores'.   

En su comparecencia ante la jueza, Breivik ha leído un texto que había preparado con anterioridad, según confirmó su abogado, Geir Lippestad, quien no obstante no pudo revelar su contenido, por el secreto de sumario. 'Quiso comunicarle algo al tribunal, pero no era relevante. En algunas ocasiones le interrumpí, porque creía que se salía del tema de la vista', dijo la jueza Lund en una rueda de prensa posterior a la lectura de la resolución.

Breivik acudió esta vez vestido con un traje oscuro sin que hubiera mediado una orden previa de la corte, que en sus anteriores comparecencias le prohibió lucir un uniforme militar y un esmoquin, respectivamente, como era su deseo. Es la tercera vez que Breivik, que permanece recluido en la prisión de Ila, al oeste de Oslo, comparece a la sede de la corte de la capital noruega desde su detención el mismo día de la matanza.