Público
Público

Una nube de ceniza volcánica deja sin vuelos a media Europa

La erupción de un volcán en Islandia obliga a cancelar 5.000 trayectos en el continente

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un enemigo inmenso pero invisible desde tierra dejó ayer sin vuelos a los aeropuertos del norte de Europa. Uno tras otro, el Reino Unido, Irlanda, Dinamarca, Noruega y Finlandia fueron cancelando el tráfico aéreo ante la llegada de la nube de ceniza volcánica procedente de Islandia.

Amsterdam y París fueran las últimas en incorporarse a la lista. Junto al Charles de Gaulle de París, más de 20 aeropuertos franceses se vieron afectados. Las autoridades alemanas estaban estudiando la situación en su espacio aéreo. Unos 5.000 vuelos fueron cancelados en el continente y no hay seguridad de que el tráfico vaya a regularizarse. El cierre de los aeropuertos británicos se prolongará por lo menos hasta las 13 horas de hoy.

Las partículas pueden inutilizar los motores de un avión

Con su impronunciable nombre, el volcán Eyjafjallajokull tardó 24 horas en dejar su huella en media Europa. A primera hora de la mañana, el Servicio de Tráfico Aéreo del Reino Unido anunció por primera vez en su historia que todos los vuelos en el espacio aéreo del país quedarían cancelados a partir de las 12 y que no se reanudarían como mínimo hasta las 7 de la mañana de hoy. Sólo se autorizaron vuelos de emergencia, como el que hizo un helicóptero militar para trasladar a una mujer en estado crítico desde un hospital de Escocia a Londres.

'No creo que hayamos sobreactuado ante esta situación', dijo un portavoz del organismo. 'La seguridad es nuestra mayor prioridad y la ceniza volcánica es una grave amenaza para los vuelos. Nadie recuerda aquí que haya tenido que tomarse una decisión de este tipo'.

Las altas presiones que estos días han llevado a Gran Bretaña un tiempo seco y despejado también ayudaron a trasladar la nube hacia el sur. Esa dirección es la que permitió paradójicamente que los aeropuertos islandeses pudieran operar con normalidad.

En 1982, una nube paró los cuatro motores de un Boeing en Indonesia

Eurocontrol, el organismo que regula el tráfico aéreo europeo, advirtió de que no hay ninguna garantía de que el problema se haya solucionado hoy.

La nube no se puede ver desde tierra y no supone ningún riesgo para la salud pública. Está situada en las capas más altas entre 11.000 y 16.000 metros de altura. En las zonas inferiores, alcanza los 6.000 metros, cerca de la altura habitual de los vuelos.

Otro volcán en Islandia puede sufrir una erupción en los próximos días

Además de la nube existente, no se descarta que en los próximos días el volcán continúe generando columnas de ceniza que obliguen a más restricciones. 'Es probable que la producción de ceniza continúe a un nivel similar durante días o semanas', dijo la Oficina Meteorológica Islandesa. 'Todo depende de la dirección que el viento dé a la ceniza'.

Los miles de millones de partículas pueden inutilizar los motores de un avión. Pueden tapar los orificios de ventilación y provocar un sobrecalentamiento de los motores que haga que estos terminen apagándose, además de causar daños en otras piezas.

Es lo que ocurrió a un Boeing 747 de British Airways, con 260 personas a bordo, cuando cruzó en 1982 una nube originada por la erupción del volcán Galunggung en Indonesia. Volaba a 11.000 metros de altura. Uno tras otro, los cuatro motores dejaron de funcionar y el pasaje oyó un inquietante mensaje del capitán Eric Moody: 'Damas y caballeros, les habla el capitán. Tenemos un pequeño problema. Los cuatro motores se han parado. Estamos haciendo todo lo posible para controlar la situación. Confío en que no estén demasiado preocupados'.

El avión descendió lentamente durante 14 minutos sin motor hasta los 3.600 metros, cuando los pilotos pudieron volver a poner en funcionamiento tres de los motores. El avión aterrizó después con la dificultad añadida de que la ceniza cubrió por completo la visión de los pilotos.

Moody recordó ayer a The Times que el incidente fue el primero de gravedad registrado por la aviación internacional. Su mejor consejo: si te encuentras con una nube de este tipo, da la vuelta y aléjate cuanto antes. 'Apuntaron todo lo que hicimos y lo pusieron en los manuales para todos los pilotos del mundo', explicó.

Después de estar en silencio desde 1821, el volcán Eyjafjallajokull, situado a 120 kilómetros al este de Reykjavik, entró en erupción el 20 de marzo y por segunda vez el miércoles. Arrojó al exterior una columna de ceniza y partículas de ocho kilómetros de altura.

Se encuentra en el interior de un glaciar, lo que hace que la lava haya disuelto hasta 200 metros de hielo en su cumbre. 800 residentes en la zona fueron evacuados por las inundaciones creadas al fundirse la nieve. Los expertos temen que otro volcán cercano, el Katla, sufra una erupción, ya que en el pasado ha registrado actividad al mismo tiempo que el Eyjafjallajokull.