Público
Público

Nueva Delhi acusa a Pakistán del complot

Las autoridades indias dicen que los terroristas tenían vínculos con el país vecino y hablaban la lengua del Punjab paquistaní 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

A la hora de responder a la pregunta de quién está detrás de los atentados de Bombay, India no dudó en apuntar con el dedo a su vecino y enemigo: Pakistán.

Si el primer ministro indio, Manmohan Singh, aludió de forma vaga el jueves a la implicación de elementos procedentes de 'fuera de la India', el ministro de Exteriores indio, Pranab Mukherjee, fue ayer más explícito. 'Las pruebas preliminares indican que elementos con vínculos con Pakistán están involucrados'.

Islamabad niega la implicación y envía a India al jefe de sus servicios secretos

En declaraciones al canal privado NDTV, el general R.K. Huda dijo que en las conversaciones interceptadas los terroristas hablaban punjabí, una lengua que se habla en la provincia paquistaní de Punjab y también en la región homo nima que hay en la parte india.

Pakistán ha negado toda implicación en los ataques terroristas y ha tomado la inusual decisión de enviar inmediatamente al jefe de sus servicios secretos a India para compartir la información e inteligencia disponible.

El ministro del estado de Maharashtra cuya capital es Bombay, apuntó incluso a la implicación de ciudadanos británicos de origen paquistaní, y dijo que varios británicos figuran entre los detenidos.

El primer ministro británico, Gordon Brown, afirmó que es 'demasiado pronto' para determinar si ha habido o no británicos implicados, mientras el secretario de Exteriores, David Miliband, indicó que se trabaja intensamente para concretar la identidad de los terroristas.

Las acusaciones de India podrían dar al traste con unas relaciones bilaterales que habían mejorado ligeramente desde que en Pakistán cayó el Gobierno militar de Pervez Musharraf y llegó al poder un Gobierno civil encabezado por Asif Ali Zardari, viudo de la asesinada Benazir Bhutto.

India y Pakistán, los dos países en los que se convirtió la colonia británica cuando obtuvo la independencia en 1947, mantienen una disputa por la región india de Cachemira, de mayoría musulmana y que Pakistán reclama como suya.

Las dos naciones, que disponen de armas nucleares, han librado tres guerras desde la independencia y estuvieron a punto de volver a hacerlo en 2001, después de un ataque terrorista contra el Parlamento indio que el Gobierno atribuyó a grupos paquistaníes.

En el pasado, los Servicios de Inteligencia Interna (ISI en inglés) de Pakistán han sido acusados de apoyar milicias islamistas en la región de Cachemira. Los analistas consideran que si bien sería una auténtica sorpresa que el nuevo Gobierno civil paquistaní estuviera involucrado, nada puede descartarse, dados los casos de implicación en el pasado.