Público
Público

Nueva dimisión en la catedral londinense de San Pablo por los indignados

Es el segundo clérigo que renuncia desde el inicio de la acampada. La policía da 48 horas a los activistas para que desmonten sus tiendas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El principal cargo de la catedral de San Pablo de Londres ha dimitido por su 'posición' insostenible ante la acampada de indignados que se mantiene en las inmediaciones del templo desde el pasado 15 de octubre, día de protestas en todo el mundo.

El deán Graeme Knowles no ha aclarado con precisión el motivo de su marcha, aunque podría estar relacionada con su responsabilidad en los errores que habría cometido el templo a la hora de gestionar la protesta, según la BBC.

Knowles es ya el segundo clérigo que abandona su puesto después de que el pasado jueves presentara su dimisión el canónigo Giles Fraser , número tres en la jerarquía de la catedral. Entonces Fraser, simpatizante con la causa de los indignados que rechazan los excesos del sistema financiero, alegó discrepancias internas en la forma de gestionar la protesta.

'La pasada quincena ha supuesto una época de desafíos'

La catedral llegó a cerrar durante una semana sus puertas al alegar motivos de 'seguridad' relacionados con la acampada. Se trató de la primera vez que el templo suspendía sus servicios al público desde la II Guerra Mundial.

'La pasada quincena ha supuesto una época de desafíos para este capítulo (del templo) y para mí a título personal', afirmó hoy Knowles tras notificar su marcha. El deán indicó que a raíz de 'las críticas a la catedral por parte de la prensa, los medios y de la opinión pública', su posición se había vuelto 'insostenible'. 'Para dar la oportunidad de que haya un nuevo enfoque a las complejas y vitales preguntas a las que se enfrenta San Pablo, he pensado que lo mejor es dimitir como deán, permitir que haya un nuevo liderazgo', dijo.

La noticia llega el mismo día en que las autoridades municipales de la City de Londres -centro financiero de la capital- han notificado a los activistas que deben desmontar las tiendas y las instalaciones en un plazo de 48 horas. La comisión parlamentaria de Planificación y Transporte votó el pasado jueves a favor de acudir a los tribunales para forzar el desalojo de las aproximadamente 200 tiendas de campaña instaladas al lado de la catedral.

La Policía da dos días a los acampados para recojan sus tiendas

Un portavoz de ese organismo ha precisado que no se había pedido a los activistas que se marcharan -solo que desmontaran sus tiendas e instalaciones- y añadió que, en el caso de que los manifestantes no obedecieran la orden de despejar la zona, serían llevados ante los tribunales.

El arzobispo de Canterbury, Rowan Williams, ha acogido con tristeza la dimisión del deán, que ha calificado de 'muy mala noticia'. 'Los acontecimientos de las últimas dos semanas han mostrado de forma muy clara cómo las decisiones que se toman de buena fe por buenas personas bajo presiones poco habituales pueden tener consecuencias imprevistas', dijo. Williams ha dicho también que las peticiones de los indignados 'son asuntos candentes' y deben ser consideradas.