Publicado: 21.12.2015 20:00 |Actualizado: 21.12.2015 20:00

Nueva York borra los antecedentes penales de miles de personas condenadas cuando eran menores

La medida, que puede beneficiar a cerca de 10.000 neoyorquinos, busca ayudar a jóvenes condenados por crímenes no violentos y que no han vuelto a cometer delitos a encontrar trabajo, ser admitidos en la universidad o encontrar una vivienda.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:
Andrew Cuomo, gobernador de Nueva York. EFE

Andrew Cuomo, gobernador de Nueva York. EFE

NUEVA YORK.- El Estado de Nueva York anunció hoy que miles de ciudadanos condenados por crímenes no violentos cuando tenían 16 y 17 años y que no han vuelto a cometer delitos podrán recibir el perdón institucional.

La iniciativa del gobernador, Andrew Cuomo, busca "ayudar" a las personas que fueron condenadas cuando eran menores de edad a encontrar trabajo, ser admitidos en la universidad o encontrar una vivienda, eliminando sus historiales criminales.



"Hemos estado años condenando de por vida a los infractores pensando que así reduciríamos el crimen para siempre", explicó Cuomo en un comunicado, donde lamentó que con estas medidas se ha "estigmatizado ante la sociedad a niños que cometieron errores y desde entonces se les tachó de criminales".

La administración calcula que esta medida puede beneficiar a cerca de 10.000 neoyorquinos que no volvieron a cometer ningún crimen en los últimos 10 años, y se prevé que anualmente este perdón llegue a otros 350 ciudadanos condenados en su adolescencia conforme cumplen 10 años sin delinquir.

Esta clemencia se garantizará bajo varias condiciones, como la ya mencionada edad del crimen, la de estar 10 años sin volver a cometer otra infracción, que el delito por el que la persona fuera condenada no fuese violento o sexual y que el solicitante del perdón no haya evadido impuestos y sea una persona activa en su comunidad.

La medida fue elogiada por la Asociación Nacional de Abogados de Defensa Criminal de Nueva York, cuyos miembros destacan la medida como "rompedora a nivel nacional para promover la restauración de los derechos civiles" y la califican de ser un "gran paso adelante que servirá de modelo para otros estados del país".

Nueva York es uno de los dos únicos estados de Estados Unidos que juzga a los jóvenes de 16 y 17 años como si fuesen adultos en los procesos penales.