Público
Público

Nueva York prepara una evacuación parcial por el huracán ‘Irene’

El huracán podría dejar una ola de destrucción a su paso por una de las áreas más pobladas del país, que afecta a 55 millones de personas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Costa Este de Estados Unidos espera la llegada el sábado del huracán Irene, que podría dejar una ola de destrucción a su paso por una de las áreas más pobladas del país, que afecta a 55 millones de personas. Seis estados - Carolina del Norte, Virginia, Maryland, Delaware, Nueva Jersey y Nueva York- han declarado el estado de emergencia. En algunas localidades costeras comenzaron hace algunos días a evacuar a la población antes de la llegada del huracán

Irene, que hoy se mantenía en categoría 2 (de las cinco posibles) en la escala de Saffir-Simpson con vientos de hasta 168 kilómetros por hora.

La situación se presenta tan delicada que el presidente, Barack Obama, regresó por la noche de sus vacaciones en la isla de Martha's Vineyard, Massachussets, para instar a los estadounidenses a que se preparen para 'un huracán potencialmente histórico'.

Obama dedicó unas palabras de ánimo a la población y les pidió que siguieran la orden de evacuación. 'Esperamos lo mejor. Pero estamos preparados para lo peor', explicó el presidente.

Como medida de precaución, se ha suspendido el tráfico ferroviario entre Washington y el sureste del país y este fin de semana varios aeropuertos de la Costa Este podrían cerrar sus puertas. La Cruz Roja de Estados Unidos ya ha preparado albergues temporales para los afectados por el huracán.

Las autoridades advierten de que Irene podría tener un fuerte impacto, no sólo en la zona costera, sino tierra adentro, pues podría provocar cortes eléctricos, caídas de árboles y fuertes inundaciones.

En la mente de todos están las imágenes de destrucción del huracán Katrina en Nueva Orleans hace seis años, que se saldó con la muerte de 1.800 personas, la destrucción de 180.000 casas y edificios y daños materiales por valor de 75.000 millones de dólares.

Los habitantes de la Costa Este ya comprobaron esta semana 'el poder de la madre naturaleza' con el terremoto de magnitud 5,8 que sacudió el martes el área, tal y como recordó el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg.

Precisamente una de las cosas que más preocupa es el impacto que podría tener el paso del huracán por la ciudad de Nueva York.

Bloomberg anunció que, si llegara a empeorar la situación, podría ordenar una evacuación obligatoria que afectaría a 270.000 vecinos. Hoy  comenzaron a evacuar hospitales y residencias de ancianos de las zonas que están bajo el nivel del mar y que podrían quedar inundadas tras el paso del huracán.

Nueva York también se prepara para una posible suspensión del sistema de transporte público -metro, autobuses y trenes de cercanía- de la ciudad si fuera necesario.

DISPLAY CONNECTORS, SL.