Público
Público

Nueva York se salva de una catástrofe al perder fuerza el huracán Irene'

La tormenta causa 14 muertos, cortes de luz y daños materiales a su paso por la Coste Este de EEUU

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los habitantes y las autoridades locales de la Costa Este de Estados Unidos dieron un gran respiro ya que la temida catástrofe natural no se produjo. El Irene, que comenzó como un huracán de categoría 3 en el océano Atlántico y bajó a categoría 1 cuando tocó tierra el sábado en el estado de Carolina de Norte, se convirtió en tormenta tropical a su paso por la ciudad de Nueva York y continuó con menor intensidad su ola destructora hacia Nueva Inglaterra y el este de Canadá.

Las autoridades estadounidenses hicieron un primer balance de las consecuencias del Irene: 14 fallecidos en seis estados, dos millones de personas evacuadas, cuatro millones de casas y negocios sin luz, miles de vuelos cancelados, carreteras cortadas, calles inundadas, casas destruidas, árboles y postes eléctricos caídos y numerosos destrozos materiales en varios estados de la Costa Este. En los estados de Virginia, Maryland y Delaware también hubo varios tornados que destrozaron casas y árboles. Aun así, el daño ha sido moderado en un país acostumbrado a tormentas mucho más devastadoras.

Las calles de la ciudad que nunca duerme estaban desiertas

La fuerza de los vientos fue inversamente proporcional a la cobertura mediática. A medida que la tormenta bajaban de intensidad, las televisiones aumentaban la cobertura del huracán a su paso por la costa con retransmisiones en directo, mapas del avance del Irene, indicador de vientos en tiempo real y reporteros con chubasqueros desafiando el huracán y poniendo al mal tiempo buena cara.

Las autoridades señalaron que todavía era pronto para estimar cuanto costará reparar los destrozos causados por la tormenta. 'Pienso que el coste va a ser significativo', se limitó a decir Bev Perdue, la gobernadora de Carolina del Norte.

Los habitantes de la Costa Este pasaron el fin de semana inquietos esperando lo peor ante el paso del Irene, pero al final los destrozos fueron menores de lo esperado, ya que el huracán fue perdiendo fuerza a medida que avanzaba hacia el noreste del país y las inundaciones fueron más leves de lo previsto inicialmente por las autoridades locales. 'Nos preparamos para lo peor y hemos salido mejor de lo esperado', señaló el gobernador de Virginia, Bob McDonnell.

'Hemos salido mejor de lo esperado', dice el gobernador de Virginia

Antes de la llegada del Irene, las calles de Nueva York ofrecían una visión inusual en una ciudad que presume de que nunca duerme: calles desiertas sin coches ni peatones ni transporte público, puentes cerrados y millones de neoyorquinos encerrados en sus casas esperando que pasara la tormenta mientras la lluvia y los fuertes vientos azotaban sus ventanas.

A medida que pasaban las horas el miedo se transformó en alivio al comprobar que el huracán no había provocado tantos destrozos como se temía inicialmente.

Se espera que este lunes se reanude el tráfico aéreo tras dos días de cierre

También hubo personas que desafiaron a los elementos y bajaron a las calles desoyendo el consejo de las autoridades locales. Por ejemplo, los vecinos de Chevy Chase (Maryland) oyeron la noche del sábado al domingo gritos y llamamiento de socorro en las calles, pero respiraron más tranquilos al descubrir que sólo era un grupo de adolescentes en bañador divirtiéndose y haciéndose fotos en medio de la tormenta.

El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, felicitó a sus conciudadanos por su comportamiento durante la tormenta y aseguró que el Irene 'ha sacado lo mejor de los neoyorquinos'. El alcalde levantó la orden de evacuación parcial y anunció que la Bolsa de Nueva York, situado en el sur de Manhattan, muy expuesto a las inundaciones, abrirá hoy sus puertas, al igual que muchos comercios y edificios gubernamentales. Sin embargo, muchos neoyorquinos podrían tener problemas para ir a trabajar, ya que anoche todavía no estaba claro cuando el metro podrá volver a funcionar con normalidad.

Algunos aeropuertos en el este de EEUU empezaron por la tarde a operar vuelos aunque los principales aerodromos de Nueva York no vuelven a abrir hasta este lunes. Iberia y otras aerolíneas esperan reanudar los vuelos a lo largo del lunes.