Público
Público

Nueva Zelanda pide que esquilar ovejas sea deporte olímpico

La Federación de Granjeros considera que es un deporte que merece consideración por "el esfuerzo físico que requiere"

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

La asociación de granjeros de Nueva Zelanda busca el reconocimiento deportivo de la esquila de ovejas y quiere que sea incluida como una nueva modalidad deportiva en los eventos internacionales como los Juegos Olímpicos, informan hoy los medios locales.

Jeanette Maxwell, portavoz de la Federación de Granjeros de Nueva Zelanda, afirma que la esquila es un deporte que merece el reconocimiento internacional y tiene el potencial de convertirse en un deporte de exhibición en los Juegos de la Mancomunidad de Naciones (Commonwealth) o incluso en las olimpiadas.

'Puedo dar testimonio del esfuerzo físico que requiere la esquila. Gente como Ivan Scott, Kerri-Jo Te Huia y los integrantes de nuestro equipo de campeones mundiales son atletas que deberían ser llevados a otro nivel', dijo Maxwell en declaraciones al portal de noticias neozelandés, Stuff.

Dentro de dos meses se celebrará el Campeonato Mundial de Esquila en la localidad de Masterton (Isla Norte) donde cada competidor esquila cerca de 700 ovejas en ocho horas, explica la portavoz.

El récord mundial masculino lo ostenta el irlandés Ivan Scott con 749 ovejas trasquiladas en ocho horas, mientras que la neozelandesa Kerri-Jo Huia tiene el récord mundial femenino al haber esquilado 507 ovejas en el mismo período.

La idea de que esta práctica sea considerada un deporte en los eventos internacionales fue sugerida por primera vez en 2008 en Australia por una federación de esquila, pero la Comisión Deportiva Australiana la rechazó al año siguiente.

Nueva Zelanda tiene una población cercana a los 4,4 millones de habitantes y una cabaña ovina de más de 40 millones. La crianza de estos animales y la explotación de su carne y sus productos derivados constituye una importante actividad económica del país oceánico.

En el extremo opuesto a los defensores de la esquila como deporte olímpico se sitúan las asociaciones animalistas, que consideran esta práctica como algo 'antinatural' y denuncian que en Australia mueren 'un millón de ovejas cada año' por quedarse 'indefensas ante el frío tras ser esquiladas'. 'Sin la intervención humana, las ovejas producen la suficiente lana para protegerse de las temperaturas extremas', añaden.

'Las ovejas son trasquiladas cada primavera, justo antes de que se deshagan naturalmente de sus abrigos de lana. Para evitar que se pierda la lana, los granjeros han de trasquilar antes de que haga calor, y como consecuencia de esto muchas ovejas mueren de frí­o'. Los animalistas denuncian que 'a los granjeros se les paga por volumen, no por hora, lo que les obliga a trabajar rápido y sin atender al bienestar de las ovejas'.