Público
Público

Nueve policías mueren en una emboscada de sicarios en México

Continúa la ola de violencia en el país azteca

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Nueve policías fueron asesinados por un numeroso grupo de sicarios que les emboscaron en el municipio de Jilotlán de los Dolores, en el occidental estado mexicano de Jalisco.

La Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de Jalisco informó en un comunicado de que los atacantes emplearon fusiles de asalto y lanza granadas.

La fuente relató que en la tarde de este jueves 20 policías rurales patrullaban la región sureste de Jalisco a bordo de cinco vehículos para atender diversas informaciones sobre la existencia de células delictivas.

Cuando se encontraban en un camino que conduce a la presa Chilatán, cerca de los límites con el estado de Michoacán, fueron atacados por los sicarios.

Por el ataque murieron nueve agentes y uno más está desaparecido. Los otros diez policías, dijo SSP de Jalisco, 'se encuentran con vida y fueron quienes repelieron la agresión' de los sicarios, que superaban en número a los uniformados.

Los agresores  llevaban fusiles de asalto AK-47 y AR-15

Los agresores viajaban en por lo menos diez camionetas y llevaban fusiles de asalto AK-47 y AR-15, además de lanza granadas calibre 40.

'Compañeros de los elementos policiales fallecidos enfrentaron a los delincuentes durante varias horas. Finalmente el grupo delictivo que superaba en número a los uniformados huyó hacia el vecino estado de Michoacán', dijo la fuente.

La SSP de Jalisco señaló que de inmediato policías,apoyados por un helicóptero, fueron al lugar para dar con los agresores.

La fuente explicó que únicamente la Policía del Estado había llegado en la noche de este jueves al lugar de los hechos a prestar el apoyo y que 'ninguna corporación federal, municipal o del vecino estado de Michoacán se ha sumado a la búsqueda'.

México vive desde el pasado fin de semana una ola de violencia con varios ataques de sicarios del crimen organizado ocurridos en distintas ciudades del país, con matanzas de entre trece y 15 personas, principalmente contra jóvenes.