Publicado: 24.11.2016 19:59 |Actualizado: 24.11.2016 20:13

El nuevo acuerdo de paz en Colombia, a un paso de ser aprobado

Timochenko, el líder de las FARC, ha dicho en la ceremonia de la firma entre ambas partes: "No habrá más violencia entre colombianos por razones políticas".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El presidente de Colombia Juan Manuel Santos y el jefe máximo de las FARC Rodrigo Londoño Echeverry conversan después de firmar el nuevo acuerdo de paz para terminar 52 años de conflicto armado en el Teatro Colón de Bogotá. EFE/MAURICIO DUENAS CASTAÑEDA

El presidente de Colombia Juan Manuel Santos y el jefe máximo de las FARC Rodrigo Londoño Echeverry conversan después de firmar el nuevo acuerdo de paz para terminar 52 años de conflicto armado en el Teatro Colón de Bogotá. EFE/MAURICIO DUENAS CASTAÑEDA

Bogotá.— Ha sido el ministro del Interior de Colombia, Juan Fernando Cristo, el encargado de presentar al Congreso de la República el nuevo acuerdo de paz firmado este jueves por el Gobierno y las FARC para que, a más tardar la próxima semana, se proceda a su aprobación: "Radicamos en la Cámara de Representantes el nuevo acuerdo de paz con el fin de comenzar el trámite de refrendación", ha declarado. 

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y el jefe máximo de las FARC, Rodrigo Londoño, alias Timochenko, han firmado el acuerdo definitivo en el Teatro Colón de Bogotá para poner fin a 52 años de conflicto armado interno. Este acuerdo complementa el original firmado del pasado 26 de septiembre en Cartagena de Indias, que fue rechazado en las urnas por los colombianos en el plebiscito del 2 de octubre.

Durante la ceremonia, Santos ha precisado que una vez "firmado el nuevo acuerdo, la implementación podrá arrancar tan pronto el Congreso de la República lo refrende". Espera, el Jefe del Estado, que "según el procedimiento establecido, la refrendación sea aprobada en el curso de la próxima semana".

Cinco días después, añadió, "comenzará el movimiento de las FARC hacia las zonas veredales transitorias y a los 90 días se iniciará la dejación de las armas", con lo cual dejarán de existir como la guerrilla más antigua de América.

La guerrilla, "harta de violencia"

Una guerrilla dirigida por Timochenko, quien durante su discurso ha expresado su voluntad férrea para que nadie quede fuera del nuevo acuerdo de paz entre el Gobierno y esa guerrilla que han firmado este jueves en el Teatro Colón de la capital colombiana: "Implicó debates profundos con todas las voces del establecimiento. Nadie debe quedarse fuera de él. Solo ponemos fin de manera definitiva a la guerra para confrontar civilizadamente las contradicciones", ha sostenido Timochenko en el acto de escenificación de la firma de ese nuevo acuerdo.

El máximo jefe de las FARC ha propuesto un Gobierno de transición para el cumplimiento del acuerdo, que será presentado hoy mismo al Congreso para su aprobación: "Destacamos la importancia que tendría para el país la conformación de un Gobierno de transición cuyo propósito fundamental sea el cumplimiento cabal de los acuerdos de La Habana, el cual debería ser integrado por todas las fuerzas y sectores que han trabajado sin tregua por ello". 

La guerrila está "harta de violencia, intoleracia, estigmas y señalamientos" y exige "cambios profundos" para que "la palabra sea la única arma de los colombianos".  Ha reiterado que el nuevo acuerdo de paz que sustituye al que fue firmado el 26 de septiembre pasado y rechazado en el plebiscito del 2 de octubre incluye las peticiones de quienes votaron "no" en ese consulta.



"Los colombianos vivimos más de siete décadas de violencia, medio siglo de guerra abierta, 33 años en procesos de diálogos, un lustro de debates en La Habana"

"Para alcanzar la firma de este acuerdo definitivo, los colombianos vivimos más de siete décadas de violencia, medio siglo de guerra abierta, 33 años en procesos de diálogos, un lustro de debates (de paz) en La Habana, el desencanto del pasado 2 de octubre y el más histórico esfuerzo por conseguir el mayoritario consenso de la nación", ha agregado. 

Timochenko también ha pedido que el acuerdo de paz se implemente con rapidez y ha dicho que, en su opinión, "la primera demanda nacional es que se ponga fin al uso de las armas en la política", pero también que "se garantice el derecho a disentir, a hacer oposición". Su implementación deberá ser "pronta y eficaz", ha añadido.

Durante su discurso mandó un saludo al presidente electo de EEUU, Donald Trump, y lo felicitó por su victoria del pasado 8 de noviembre con la esperanza de que su Gobierno pueda jugar "un destacado papel en beneficio de la paz mundial y continental". Confía, con esperanza, en que contribuya "al entendimiento en toda Latinoamérica y el Caribe".

"Con este acuerdo no se deponen posiciones, políticas o de conciencia, solo ponemos fin de manera definitiva a la guerra para confrontar civilizadamente las contradicciones", añadió.

Timochenko se ha acordado en su discurso de sus "adversarios políticos" a quienes mandó un "ramo de olivo" y la "invitación fraternal a convivir en la diferencia", con la promesa de que: "no habrá más violencia entre colombianos por razones políticas. Ese solo hecho debe llenaros de ánimos por trabajar y hacer de nuestra patria un país muchísimo mejor. Creemos indispensable que, para el bien del país, la palabra sea la única arma que nos permitamos usar los colombianos".